15-4-10 CORRUPCIÓN, PEDERASTIA ECLESIÁSTICA E ISABEL PANTOJA

             En respuesta a la invitación a proponer temas para este Blog que cursé en mi último correo electrónico a quienes me consta que sois habituales lectores y comentaristas, alguien me ha propuesto los tres asuntos con los que pongo título al artículo de hoy. Sé que no son un mismo tema pero con ello doy debida cuenta de su propuesta y de mi incapacidad para afrontar dos de ellos, a saber: de la señora Pantoja no se me ocurre nada que pueda ser de interés para cuantos se asoman a este mirador virtual pues nunca pretendí ni pretenderé convertirlo en un espacio del mal llamado corazón; allá la tonadillera con sus escarceos por las turbias aguas de la Marbella de hace unos años; como cantante de copla la encuentro muy aceptable y el resto de su vida me importa un pimiento. De la corrupción me da nausea volver a hablar; ya lo hice implícitamente en los artículos dedicados a la política. Si lo que pretende quien me ha propuesto los tres temas es que reconozca la repugnante situación por la que atraviesa últimamente el partido conservador de mi país, no me duelen prendas en hacerlo sin ambages. Dicho está.

Por lo tanto, sólo me queda afrontar el feo asunto de la pederastia eclesiástica o, por mejor definirlo, de los pederastas en el seno de la iglesia católica que estos días está de indeseable actualidad, indeseable no por el hecho de estar de actualidad sino por el de haberse producido. Así, me encuentro de nuevo ante un tema nada neutro, nada frío, nada sereno, y que, a buen seguro encontrará fuertes discrepancias entre los lectores habituales. Lo acepto. He conocido directamente más de un caso, sin lugar a duda o malinterpretación, por lo cual no me es del todo ajeno. Mi criterio es tan claro al respecto que intentaré ser breve y conciso.  

Todo acto de abuso de menores es reprobable y punible, sea ejecutado en el seno de la familia, del círculo de amigos, de la escuela o del deporte. Lo es más cuando quien lo lleva a cabo es una figura de autoridad, véase padre, maestro o entrenador, por ejemplo. Pero lo es aún más cuando quien lo comete es un representante de la suprema jurisdicción moral que se arrogan las iglesias, incluida la católica. Quienes han elegido como vocación o como simple modo de vida el sacerdocio, deberían tener muy presente que sus acciones son mucho más importantes, para bien y para mal, que sus palabras. Predicar moralinas en los púlpitos, -aceptemos el término púlpito como metáfora aunque ya no se suban al balconcillo para repartir consejos y regañinas-, se compadece mal con actos no sólo repugnantes sino delictivos. El “haz lo que yo digo y no lo que yo hago” es demasiado cínico para aceptarlo sin más. Todo ser debe responder ante la justicia ordinaria de su país por los delitos que cometa, con los agravantes que corresponda y prevean las leyes. Su reino sí es de este mundo, faltaría más.

Si con poquísimas palabras puede plasmarse dramáticamente lo que hay tras esos actos viles y perversos, añadiendo la ironía propia de los humoristas gráficos, lo hizo magistralmente El Roto hace unos días en su viñeta de El País, en la que aparecían pensativos los miembros de una pareja comentando: “Nos pedían que les entregáramos sus almas para salvarlas y lo que realmente les interesaban eran sus cuerpos”.  

El secretario de estado del Vaticano, número dos en la jerarquía de la iglesia católica, ha mentido, por tanto ha atentado contra el octavo mandamiento de su texto legal supremo, al decir que la pederastia se da menos entre sacerdotes que entre otras personas, pues en ese “otras personas” incluye al resto de la humanidad y lógicamente son magnitudes no comparables. La proporción de pederastas entre curas y frailes es superior al de otros oficios o profesiones. La comparación ha de hacerse colectivo por colectivo y no entre uno de ellos y el resto de los humanos pues es evidente que el número de aquellos es ínfimo comparado con la población global del planeta. No contento con ello ha añadido otra perla, sugerente de sus obsesiones: manifestarse de acuerdo con aquellos psicólogos y psiquiatras que relacionan homosexualidad y pederastia. Este hombre parece un experto en temas de sexo. ¿Por qué será?

Me parece que la iglesia católica atraviesa un momento muy difícil de su milenaria historia. A la actualidad aquí comentada, se une, entre otros avatares, la infame contradicción entre una oposición numantina a la despenalización del aborto en determinadoas supuestos, por manifestarse en defensa de la vida, mientras penalizan el uso del condón en países donde cada día mueren de sida miles de personas. Si un embrión o un feto lo consideramos una vida, ¿no son una vida, cuando menos igual, los hombres y mujeres a quienes bajo amenaza de pecado se les priva de algo tan simple como una goma para evitar un posible contagio, a sí mismos y al feto, todavía mortal en los países no desarrollados?

Toda persona, empresa u organización pasa por etapas de esplendor y de decadencia. Está claro por cuál atraviesa la dirigida desde el Vaticano. No quiero terminar sin dejar constancia de mi total respeto por quienes son creyentes en Dios, en cualquier dios, lo que me parece no sólo legítimo sino envidiable, y de idéntico respeto por quienes cumplen o intentan cumplir con los preceptos de su iglesia, lo que me parece no sólo legítimo sino meritorio por lo difícil en los tiempos que corren. De algo estoy convencido: exista o no exista un Orden Superior, posibilidades ambas que nadie podemos afirmar con rotundidad, amarse uno mismo y respetar a los demás, tratando de ayudar a quien más lo necesita, siempre será un comportamiento encomiable y acertado.                   

9 Comentarios

  1. Ramón
    Abr 21, 2010

    Para Jesús:
    Mencionas a los misioneros africanos y de américa latina, en su práctica totalidad pertenecientes a la llamada Teología de la Liberación, cuyos integrantes han sido y son pisoteados por el poder de Roma.
    Vicente Ferrer tuvo que dejar el sacerdocio para poderse entregar a los demás.
    Hasta Teresa de Calculta estuvo a punto de abandonar la iglesia.
    Todos aquellos que, desde dentro, han intentado la actualización de los caducos preceptos, denunciando la pomposidad frente a la pobreza han sido apartados.

  2. Jesús
    Abr 20, 2010

    Hola Luis:
    Comparto contigo lo que dices, sólo apostillaría que, mucho me temo, el Vaticano no se sonroja por nada, es un auténtico practicante de lo ya sabido; a Dios rogando y…, o haz lo que yo digo….etc.
    Espero que nadie, porque lleven sotanas o uniformes de monjas, los metan en el mismo saco, me refiero a esa gente maravillosa que da parte de su vida sirviendo a los demás, en la mísera África, en la deprimida América latina, sin olvidar el trabajo de Vicente Ferrer en India, por ejemplo.
    Eso sí es sentir, amar, padecer…., y si existe el Cielo y la Gloria, sin duda que lo tienen ganado.
    Un abrazo para todos.

  3. Jesús y Mercedes
    Abr 18, 2010

    Hola Luis;
    haz lo que yo digo y no lo que yo hago, me quedo con esta frase, que Dios los perdonen, porque yo no lo hare.
    Y tu dices que la Iglesia Católica atraviesa un momento muy dificil, pero si ellos siempre han tenido el poder, dinero, lujo, y lo siguen teniendo, el Papa es el que nos dice repartir con los pobres, que yo no lo hare.

    Y sobre la pantoja, que no le pida ayuda a Dios, que ahora esta muy ocupado con estos angelitos

  4. Pepe
    Abr 17, 2010

    Querido Luís:
    En primer lugar, gracias por no hablar de la Pantoja.
    Comprendo y comparto tu hastío de la corrupción política, pero me temo que ésta no es patrimonio del pp sino, principalmente, del pp y del psoe. Creo que el principal problema al respecto, además de una CASTA política nauseabunda es el pésimo estado y funcionamiento de la Justicia. Al no existir castigo y ser tan lento el proceso desaparece el verdadero sentido de la justicia y acabamos teniendo el país que tenemos. Ojalá me equivoque, pero en el caso Gürtel, como en tantos otros, al final todo quedará en nulidades de pruebas, prescripciones y carpetazos…el único castigo será el mediático. Eso no es justo y es lo que lleva a la sensación de impunidad de los políticos -y jueces- que tiene el pueblo llano.
    Y ya me he extendido demasiado…sólo reivindicar a ese gran académico, escritor y periodista que es mi idolatrado Arturo Pérez Reverte. De la pederastia ni hablo.
    Un abrazo.

  5. Cristina Guerrero
    Abr 16, 2010

    Querido Luis y amigos de Luis,
    queria empezar el comentario diciendo a Ramon que hiciera caso a Adelaida y que era verdad que escribia un poquito largo, pero no lo digo porque estoy totalmente de acuerdo con lo que dice de la pantoja (sin mayusculas) de perez reverte(idem) y de ti, Luis.
    Y solo quiero recordar que en la iglesia no hay mas pederastas ahora que antes, pero ahora la imunidad diplomatica acabose, y que contrariamente a lo que dices, un cura no es mas culpable (ni menos)que culquier otro pederasta, porque es lo suyo, de los pederastas, de abusar de su autoridad,de la confianza y la vulnerabilidad de los pequeños.
    Feliz fin de semana, de ceniza de volcan

  6. Antonio Francisco
    Abr 16, 2010

    Querido Luis, no puedo estar mas de acuerdo contigo en estas tres cuestiones, un fuerte abrazo de tus amigos de Mijas.

  7. Adelaida
    Abr 15, 2010

    Comienzas diciendo: Todo acto de abuso de menores es reprobable y punible..Yo diría, todo acto de abuso, es reprobable y no solo de abuso sexual y a menores, también a mayores y también de abuso de poder, de autoridad.
    Estoy de acuerdo contigo en que los delitos de abuso los debe juzgar un tribunal civil y la Iglesia Católoca creo que hace mal amparando a delincuentes bajo el manto de los tribuales eclesiásticos y mas aún, de la inmunidad diplomática como estado soberano.
    Si Jesús, el Cristo, volviera a la tierra, no reconocería en esta a la Iglesia que fundó.Desde el máximo respeto: No creo que le quedaran ganas de volver a resucitar.

  8. Seli
    Abr 15, 2010

    Querido Luis:

    Gracias por tu nuevo articulo y felicidades por tus no comentarios hacia la señora de la que hablas, no tiene sentido que haya inundado los programas mas bajos de la TV por algo que no se ha demostrado, de momento solo sabemos que canta, bien para unos mediocre para otros, su vida que la maneje como pueda, su siseo no esta demostrado. No creo que sea digna de aparecer en tu Blog.

    Sobre la corrupción de la actualidad, pues hacen lo que pueden y les dejan. Poder pueden porque están más preparados que nadie en este país para hacer lo que hacen, “Ya les viene d casta al galgo”, sabemos que “ En todas las casas se cuece habas y en la mía a calderadas”. Mientras la justicia no funcione y las leyes no cambien siempre habrá corruptos de todos los colores. Estafar, robar y otras índoles sale muy barato unos años de cárcel y se acabo, lo de devover lo robado no se habla ni la justicia obliga a ello.

    En cuanto a la pederastia eclesiástica, que te voy a decir, ser pederasta esta mal lo haga quien lo haga. Cuanto mas corren los años más segura me siento de mi ateismo convencida y practicante, lejos de sentir dudas estoy cada vez más cerca de la verdad.
    La iglesia tiene un poder muy grande, han creado a dios y se aprovechan de sus seguidores para hacer canalladas y equivocaciones, todo en nombre de dios, y todo bien calladito pues al poder de la iglesia se le tiene mucho miedo. Hace unos años que conozco una familia belga, ya mayores, cuando salio el nuevo papa, mi amigo dijo de él que le gustaban mucho los niños. No se donde terminara esto pues a veces hay que dar muchas vueltas a la rotonda para encontrar el punto de salida.
    A la iglesia se la ha permitido muchas cosas y se la permite, la película Agora me impresiono mucho, no conocía la historia, las religiones destruyen todo aquello que encuentran en el camino que lo consideran nocivo para ellos crecer.
    La iglesia debe pensar que hay cosa que no se pueden prohibir que deben estar legales y usables para aquellos que lo necesiten y quieran hacer uso de ellas, me refiero al aborto y a los preservativos entre otras cosas.

    Muchos besos

  9. Ramón
    Abr 15, 2010

    Querido Luis:
    Soberbio, como por otra parte en ti es habitual. Eres capaz de expresar tu opinión, en este caso, sin que el lector se sienta ofendido por su contenido. Por ahí hubo quien te comparó con Pérez Reverte, ya quisiera este académico de medio pelo acercarse a tu elegancia literaria.
    Bueno, y hasta aquí los halagos. Ahora un poco de crítica, jamás destructiva, aunque mi escasez de recursos lingüísticos hagan parecer lo contrario.
    No hablas de Isabel Pantoja por no ser éste un blog del “corazón”. Craso error, caro amigo, esta mujer ha formado parte de las páginas más negras de tu amada Marbella. Lista, muy lista, ayudó a vaciar las arcas, presuntamente, sin estar un solo día en la alcaldía. ¿Que te interesa como artista? Pues fíjate, a mí me interesa más como presunta choriza. De todas formas, lo de la corrupción en Marbella merece una tesis sociológica, porque si alguien hay culpable de todo lo de Marbella, son los marbellíes que, legislatura tras legislatura, les daban la mayoría absoluta .Y ahora nos toca a todos los españolitos de bien cubriros las espaldas económicas. Por ahí podía haber ido un buen artículo.
    Mencionas de pasada la corrupción. Ja. Se ve que escuece cuando es en campo propio, ¿no? Corrígeme si me equivoco, pero si hubiera sido en campo contario, hubiera dado para un extenso artículo. Arrieritos somos y, como seguro saldrán temas de corrupción en “el partido progresista de mi país” (por cierto, menuda floritura para no decir las siglas del partido) porque chorizos los hay de todos los colores y formas políticas, te la tendré guardada por si se te ocurre en ese caso ser menos implícito y más explícito. Pero ahora toca la del PP. Y estamos ante el mayor caso de corrupción hasta ahora conocido. Las implicaciones pueden salpicar hasta al yerno del anterior Presidente. Recuerdo cuando salió a la luz la trama Filesa, los titulares de El Mundo, los ataques de Pedro J. Ramírez contra Felipe González, la X de los Gal…
    Pero bueno, es tu blog, y tienes todo el derecho del mundo a comentar lo que desees. Faltaría más.
    Entrando en lo de la pederastia, ni una sola pega. Para mi gusto has sido, esta vez, extremadamente correcto. Y eso que presumes en anteriores entradas de ser “políticamente incorrecto”. Puedes y sabes ser más mordaz. Yo sólo espero que la iglesia (sin mayúscula adrede) como institución desaparezca algún día.
    Por último (siento haberme extendido tanto, ilustre Adelaida) te reto a que prepares un nuevo artículo que trate sobre la que se está montando con el juez Baltasar Garzón. Recordarás que anteriores comentarios míos hablaba de las dos españas. Me temo que vuelven con todo lo malo que ello conlleva.
    Un abrazo.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook