16-7-10 CONTACTOS FUERA: El Tribunal de la Laica Inquisición

   Llevo tiempo oyéndoselo decir a mi ministra de cabecera, la señorita Aído, pero en el soporífero debate sobre el estado de los políticos, lo ha dicho el jefe de la patrulla, don José Luis: “vamos a prohibir los anuncios de contactos en los medios de comunicación”. Muerto el perro se acabó la rabia. Matado el mensajero se acabó el problema de la prostitución. Nunca imaginé que un gobierno socialista llegara a prohibir los anuncios de señoritas y mozuelos dispuestos a hacer disfrutar a los demandantes de placer mediante contraprestación. En la dictadura franquista teníamos que ir a Perpignan para poder ver películas eróticas, ahora, en la dictadura bibianil-zapaterista, ya no se adónde vamos a tener que ir para poder ejercer la libertad al menos en los placeres de entrepierna, ya que el resto de las actividades individuales son, cada día más, objeto de regulación y prohibición.

            La hipocresía no puede ser más desvergonzada. Como no nos atrevemos a legislar en un sentido o en otro, si legalizar o prohibir el libre ejercicio de la prostitución femenina y masculina, arremetemos contra los anuncios y así matamos dos pájaros de un tiro: les damos otro palo económico a los medios que tienen en estos anuncios un pellizco de sus ingresos (y ahí entran casi todos, los progres y los conservadores) y arruinamos la carrera de personas de ambos sexos cuyo único medio de ofrecer sus servicios, es ese. Todo ello con el pretexto de lucha contra la explotación y la desigualdad: eso sí, la letanía que no falte en ningún rosario.

            Debo aclarar, para los suspicaces, que no soy accionista de medios de comunicación ni hago uso del servicio de anuncios de contactos, ni para vender mi cuerpo, ¡qué más quisiera yo!, ni para comprar esos servicios, al menos por el momento, aunque nunca debe decirse de esta agua no beberé (aprovecho para recordar que es incorrecto decir de este agua…). Pero me indigna esta persecución de la libertad individual untada de hipocresía y fariseísmo. Si los anuncios de contactos pueden arropar actividades ilícitas de mafias y proxenetas, persígase a los delincuentes. También los anuncios subliminales de bebidas alcohólicas y tabaco producen indirectamente miles de muertes y enfermedades al año, los anuncios de coches potentes pueden inducir a la velocidad excesiva, los anuncios de productos milagrosos y carísimos para permanecer eternamente joven pueden arruinar ilusiones, familias y relaciones; también permitir los botellones en todas las ciudades de España produce indignación, molestia infinita y más de un infarto, cólico o ictus en quienes tienen que soportarlo tres de cada siete noches a la semana, también las gilipolleces y desvergüenzas que se intercambian cada día los políticos a los que pagamos con impuestos nos producen arcadas, aerofagia y desafección, y por lo tanto servilismo.

            El lenguaje metafórico es muy ilustrativo, en ocasiones, de la realidad vital: cuando oímos quejarse a empleados de ambos sexos de que tienen que estar todo el día lamiendo el culo a sus jefes no están haciendo algo muy distinto al beso negro y nos parece lo más normal del mundo. Cuando despotricamos diciendo que tal o cual situación nos da por el culo estamos asumiendo ser sodomizados sin siquiera percibir un jornal por ello. Espero y deseo que la nueva Torquemada, la aguerrida ministra de Igual Da, no tenga que arrepentirse algún día por su proscripción cuando alguien con un poco de sensatez la ponga en el sitio del que nunca debió emerger y se vea obligada a tener que vender sus encantos carnales si nadie la contrata por su inteligencia y raciocinio.

            Me da verdadera repugnancia el sólo hecho de que se esté tramando tan absurda prohibición. Señores gobernantes, váyanse de vacaciones y quédense unas cuantas semanas por ahí; déjennos a los ciudadanos respirar un poco de aire fresco, frotarnos con quien nos pete, por amor, por lujuria o por dinero, déjennos amar, sufrir, odiar, comprar, vender, comunicar, anhelar, soñar, trabajar, rezongar, en suma déjennos vivir en paz, y sólo cuando de verdad conculquemos la libertad ajena de forma grave, apliquen las sanciones pertinentes, no sólo fruto de leyes aprobadas por dóciles representantes de los partidos políticos sino sobre todo fruto del sentido común, que a ustedes tanto les escasea.    

                Español, madurito, moreno, 1.75, bien dotado de hartazgo, se ofrece para consolar compatriotas ahítos de que sus gobernantes les jodan cada día sin producirles el más mínimo placer; hotel y domicilio. Últimos días de este anuncio por orden de la autoridad.

5 Comentarios

  1. Adelaida
    Jul 21, 2010

    Reconozco que tengo poco criterio al respecto, desde el punto de vista moral, ético o social. Por eso en lugar de referirme al caso, me referiré a la “pasta”. En un momento en el que la caída de la inversión publicitaria en prensa, está poniendo a los principales grupos editoriales, al borde de la ruina, la publicidad de “contactos” está sosteniendo el sistema y no exagero nada, nada. Si queréis cifras sobre la inversión publicitaria en prensa, pasaos por la web de INFOADEX.
    Los editores de prensa no van a poner fácil la aprobación y aplicación del decreto, por mucho que mi ministra Aído lo pida. Les cambiarán el nombre, en lugar de “contactos” serán Relaciones Públicas o fisiotrapia y en lugar de putas, acompañantes o masajistas y los textos serán mas lúdicos y menos explícitos. Variará el formato publicitario, que decimos los que nos dedicamos a esto.

  2. Pepe
    Jul 21, 2010

    Ramón, como tú dices, son éstos tiempos locos…por eso suelo decir aquello de los que se dicen de izquierdas, porque hoy en día parece ridículo -al menos a mí- llamar progresista a ser del psoe. Si te fijas han gobernado con medidas sociales progresistas mientras han ido dispendiando, ahora nos toca pagar los platos rotos a los menos culpables…En cualquier caso, por supuesto que hay ayuntamientos con ordenanzas antiprostitución que no son del psoe o de iu, pero se supone que eso era lo normal. De los que solemos llamar conservadores se pueden esperar esas normas, y esa moral tan hipócrita, pero de los “progresistas” se supone que se esperan normas más avanzadas…lo que nos lleva de nuevo a aquello de que “me han cambiao los tiempos”.
    Por cierto, Jotta, por desgracia sí que se han conseguido cosas positivas prohibiendo…penalizando muchas conductas, con el carnet por puntos, etc…se han bajado las muertes en carretera bastante. Con la ley antitabaco se ha reducido el consumo, y los fumadores pasivos son algo menos mártires…a veces hay que prohibir o penalizar, pero estoy contigo con que lo mejor es educar, pero con el sistema educativo que tenemos me temo que va para largo el sistema inquisitorial.
    Saludos y buen verano.

  3. Jotta
    Jul 20, 2010

    Había una pintada que decía:
    “Las putas al poder, los hijos ya lo están”
    ¿Se ha consegido alguna vez algo positivo prohibiendo?
    ¿No es mejor educar que prohibir?
    ¿Porque no se dejan de parchear lo parcheado y legislan con honestidad y con valentía?

  4. Ramón
    Jul 19, 2010

    Tiempos locos estos que nos están tocando vivir. El partido de la oposición, de derechas, enarbola la bandera de ser el “partido de los trabajadores” (manda güevos) y el partido en el gobierno, progresista sin necesidad de tener que demostrarlo porque ahí están todas las mejoras sociales legisladas, quiere prohibir la publicación de la oferta del negocio más antiguo del mundo.
    Y eso a causa de un mal entendido feminismo radical, que pretende salvar a la mujer del infame trato de la carne. Sí, muy cierto el título del post, antaño enarbolaban un crucifijo para salvar almas, matando con el mismo si hacía falta, ahora enarbolan la ley, que como todos sabemos, es ciega la pobre y no le han dado trabajo vendiendo cupones.
    Abogo por el libre albedrío del cuerpo, por la legislación clara y definitiva de una actividad que genera mucho dinero, del que nada queda para las exigüas arcas del estado. De este modo, con un control sanitario y una ley que las ampare, las mafias tendrían menos campo donde correr.
    Ya está bien de esta doble moral.
    ¡Que las putas y los putos salgan del armario!
    Reivindico el día del “orgullo puto” (y puta)
    Por cierto, Pepe, que las ordenanzas municipales no son sólo de alcaldías de izquierdas.
    Ramón

  5. PEPE
    Jul 17, 2010

    Muy buenas!
    Como de costumbre -y sin que haya queb buscar segundas intenciones- la has clavado, Luís.
    Como dice Ketama, “Es que me han cambiao los tiempos”… Aquello de prohibir y de la hipocresía, históricamente ha sido de la derecha, pero a este paso va a resultar que lo realmente revolucionario y progresista va a ser ser conservador…En otros tiempos este tema del que ahora hablamos, la izquierda lo enfocaba con inteligencia, intentando regularlo, para dar derechos -y obligaciones, tributarias- a las meretrices, para darles seguridad en sus servicios y en su jubilación, para luchar contra las mafias y los proxenetas…pero hoy en día, esos que se siguen proclamando de izquierdas lo que intentan es sancionar a los clientes en la vía pública -con ordenanzas municipales!- o prohibir la publicidad para esconder el problema bajo la alfombra, como hacía la España casposa hasta no hace mucho…Penoso! pero es el signo de los tiempos que corren en este país. Desde hace muucho tiempo falta inteligencia y valor en nuestra casta política ¿Cuánto habrá que esperar para que todos estos parásitos hagan leyes que hagan avanzar a España en ver de sumergirnos en toda la podredumbre donde nos están metiendo?
    …Mejor nos vamos a la playa y disfrutamos del maravilloso verano…pan, circo…y sol.
    Un abrazo.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook