Paciencia, se vota

Paciencia, se vota

Nos las prometíamos muy felices en 2015 porque, al margen de la propaganda política, todos los indicadores internacionales nos anunciaban el comienzo de la recuperación en la Unión Europea. Pero ya sabemos que cuando las cosas van bien siempre aparece alguien que lo… estropea, y así nos adentramos en unos meses en los que los gritos sin contenido van a estar a la orden del día: cuatro elecciones, cuatro, antes de que acabe el año. Si quienes promulgan las leyes las cumplieran eso supondría en sentido estricto dos meses de campañas electorales: cuatro por quince días cada una; pero como quien hizo la ley hizo la trampa, a las campañas les preceden las precampañas sin límite de tiempo ni de gasto, ni de nada, salvo el no poder pedir abiertamente el voto, como si eso fuera un problema.

Leer más

Náuseas

Náuseas

He leído estos días dos noticias que sin estar directamente relacionadas me han producido el mismo rechazo, la misma repugnancia y, peor aún, idéntica sensación de impotencia. La distancia de magnitud entre ambas es astronómica pero ya sabemos que nos emociona más un niño llorando por una pequeña herida en la puerta de casa que un millón muriendo de hambre en el cuerno de África.

Leer más

Las barbas del vecino

Las barbas del vecino

Hace años que lo vengo anunciando y no porque tenga una lámpara de adivino sino porque la lógica suele ser tenaz. Ha empezado por Holanda, ¿quién nos lo iba a decir? Un país pequeño, en el corazón de Europa y de los mas avanzados socialmente. Desde el comienzo de este año el Estado de bienestar ha pasado a denominarse “sociedad participativa”. Poco eufemismo: una parte sustancial de las necesidades que ha venido cubriendo el Estado pasarán a ser atendidas, con rango de ley, por la propia sociedad. Se ha empezado por traspasar a los familiares, amigos y vecinos la responsabilidad de ayudar a los ancianos y las personas dependientes, incluidos los niños discapacitados.

Leer más
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook