Cuando fuera arrecia, atiza el brasero

Cuando fuera arrecia, atiza el brasero

Quiero creer que los más jóvenes de quienes nos oyen sabrán que brasero no sólo es el apellido del hombre del tiempo de esta cadena; brasero también es un recipiente hondo y metálico, generalmente redondo, en el que se quemaban brasas de carbón o leña para calentarse en tiempos más duros que los actuales por mucho que a estos los hallemos difíciles. A buen seguro que se sigue usando en más de un hogar con recursos famélicos. Como este modesto artilugio doméstico solía colocarse dentro de las faldas de la mesa camilla sobre la que se comía, leía, se jugaba a la brisca, se lloraban las pérdidas y las penurias, se hacían labores y se hilvanaban sueños y esperanzas, podemos darle al brasero un fuerte contenido metafórico: el de ser el centro alrededor del cual gira...

Leer más

Confesión de confusión

Confesión de confusión

Decía Bertrand Rusell, que vivió casi 100 años por lo que tuvo tiempo sobrado para observar la realidad, que el gran problema del mundo es que los tontos y los fanáticos siempre están muy seguros de sí mismos y los sabios están llenos de dudas. No osaré tenerme por sabio pero a medida que me caen años se me van evaporando las pocas certezas que algún día tuve y me invaden como plantas invasoras incertidumbres y cavilaciones. Así en lo pequeño y cercano como en lo que se escapa a la posible comprobación personal. Y si de un fenómeno aparentemente simple y visible colijo que no siempre lo que parece resulta ser lo cierto, me invade un gran desasosiego cuando debo tomar postura sobre asuntos de envergadura gigantesca. Por poner un ejemplo reciente y de gran...

Leer más

Nuevo curso, nuevos retos

Nuevo curso, nuevos retos

Septiembre y enero son los meses de las buenas intenciones. Tras la diáspora y el desmadre del verano y los excesos navideños nos topamos con la vuelta a la costumbre. La interrupción de la rutina nos aviva las conciencias y nos devuelve la credulidad en el arte de mejorarnos. No llegaremos a cumplir todos los buenos propósitos pero peor nos irá si no nos hacemos alguno. Quien solo sale a empatar siempre pierde el partido.

Leer más
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook