Bullying: nombres nuevos para viejos problemas

Bullying: nombres nuevos para viejos problemas

Se estudia en Derecho que el cambio de nombre no altera la naturaleza de las cosas, pero vivimos tiempos de nominación compulsiva. Ejemplo de ello es usar el término inglés bullying para referirnos a un fenómeno que ha existido siempre: el acoso en el ámbito escolar. En realidad, podríamos usarlo para cualquier otro espacio en que se produjera puesto que el verbo del que procede: to bully, no está restringido a la escuela sino que significa acosar, intimidar, tiranizar, oprimir, atormentar… es decir, usar la fuerza para someter al otro, supuestamente más débil. Pero en España nos priva importar palabras de ese idioma que tanto nos cuesta aprender.

Leer más

Trabajo y paro: ¿conceptos caducos?

Trabajo y paro: ¿conceptos caducos?

En un tiempo en el que seríamos incapaces de concebir una sociedad sin conexión portátil, barata y permanente entre individuos y entre estos y cuanto ocurre en el último confín del mundo, seguimos leyendo las cifras mensuales del paro como las razones del éxito o fracaso de la política del gobierno de turno mientras mantenemos instituciones públicas, llámese INEM, SAE o como cada región decida, más propias de la era industrial que del actual tiempo hipertecnológico, prerrobotizado y globalizado.

Leer más
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook