30 tuits

Un tiovivo tradicional en los tiempos de Tweetter: Alameda de Marbella

Un tiovivo tradicional en los tiempos de Tweetter: Alameda de Marbella

Acabo de inventar una nueva unidad de medida de longitud para los posts de un blog y le pongo ese nombre a esta sección del mío: 30 tuits.

Espero haber llegado el primero a semejante majadería pero confieso que no he visto nada publicado al respecto en mis buceos por los fondos de la red de consejos para que un blog tenga seguidores, presencia y relevancia. Una publicación reciente, y con buena reputación en el sector, comenzaba aconsejando que los posts no debieran sobrepasar las 350-400 palabras para acabar reconociendo que quizá lo mejor es que contuvieran más de 1.000 en función del público objetivo y de las pretensiones del autor. ¿En qué quedamos?

Está claro que no es fácil establecer consejos universales puesto que hay que meterse en la amenidad e interés de lo que se escribe y en la paciencia y predisposición de los lectores. Por ello, y tras dedicar una buena tumbada a la sombra, he parido esta absurda idea que me apresuro a patentar: mi blog, -tu blog-, salvo excepciones claramente justificadas, sólo publicará posts de 30 tuits. Que nadie se considere fuera de onda. Si alguien a estas alturas de la película se pregunta qué es un tuit, ya le respondo que está en su sano juicio y en su perfecto derecho de hacerlo; no saberlo no sugiere ignorancia ni mucho menos.

La red social más cool, -mas de moda-, es Tweetter, al menos hasta el instante en que escribo esto, (en este ámbito nada es para siempre), y se basa en entradas muy cortas y cuantas más mejor, tan cortas que no pueden sobrepasar los 140 caracteres, espacios incluidos. Además, si se incorporan enlaces a páginas de Internet o fotos, la capacidad disponible disminuye aún más. Pues ahí estamos: mis publicaciones, entradas o posts en este blog, de ahora en adelante, no sobrepasarán la equivalencia a 30 tuits, que es como se denomina a las entradas en Tweetter. ¡Dios mío si mi padre levantara la cabeza pensaría que su hijo ha enloquecido del todo!

Dicho así queda como algo enigmático, insondable. ¿Dispondrá este loco de un procesador de textos que le vaya dando la información en tuits a medida que escribe? Pues no, no lo tengo pero he realizado algunos cálculos muy sesudos con una hoja de ídem: en la columna uno he escrito el número de caracteres, incluidos espacios, de mis recientes publicaciones de todo tipo; en la columna dos, el número de palabras (estos datos sí los facilita Word); he dividido las cifras de la columna uno entre las de las columna dos y, ¡eureka!,  he sacado la media de estos cocientes. Resultado: 6,02 caracteres por palabra. Ergo, como es razonable que las entradas de un blog no superen las 700 palabras, algo intermedio entre las 350-400 y las 1.000 que proponen los que saben de esto, a una media de 6 caracteres por palabra, nos ponernos en 4.200 caracteres.

Para un más difícil todavía, en honor a vuestra generosidad leyéndome, haré dos numeritos de circo adicionales, consistentes en que el primer párrafo servirá de brevísima introducción al contenido general y será equivalente a un tuit (140 caracteres) que me facilitará su inclusión en las propias redes sociales relacionadas: Facebook y Twitter. Y el último, a modo de conclusión, más de lo mismo: otros 140 caracteres. De ese modo, los muy ocupados y activos podrán leer exclusivamente la introducción y la conclusión de mis posts para hacerse una cabal idea de las tonterías que se ahorran no leyendo la parte central.

Respecto a la periodicidad de publicación no quiero enloquecer a mayor velocidad de la estrictamente necesaria, de modo que no asumo un compromiso cerrado. Me gustaría, quisiera, deseo, me propongo, intentaré, pondré de mi parte, me flagelaré si no lo cumplo: publicar no menos de dos entradas a la semana pero si una semana fallo espero que no me echéis a los leones. Algunas de estas entradas serán emitidas o publicadas en medios locales: Diario SUR u Onda Cero Marbella. Ya está: en este post he cumplido cabalmente lo narrado: no más de 30 tuits o 4.200 caracteres (unas 700 palabras); incluyendo un tuit de introducción y otro de conclusión.

Resultó aburrido pero debí explicar cómo organizaré mis entradas: 1 tuit de introducción, 1 de conclusión y 28 de desarrollo intermedio.

1 Comentario

  1. Javier
    Ago 2, 2013

    Muy bueno querido Luis!
    Disfrutaremos de tu esfuerzo!
    Me encanta tu web

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram