5-1-11 Nunca llueve a gusto de todos

Cambiamos de año    Antes de afrontar el tema de hoy quiero manifestar un deseo y constatar una realidad: el deseo, tópico y típico, es que el año aún lactante os sea productivo en cumplimiento de sueños: una vida sin sueños no merece ser considerada tal. La realidad es que el artículo anterior, “Un brindis por Pepe”, ha sido el que más comentarios ha suscitado de los 32 publicados hasta hoy y con mayor unanimidad: sólo una opinión contraria. Enhorabuena a Pepe por cuanto él fue el destinatario de mis palabras y, por ende, de los elogios generalizados a su persona y a su actuación. La única discrepancia me da pie para entrar ya en el primer artículo del año: nunca llueve a gusto de todos.

Empecemos por un tema de absoluta actualidad: la ampliación de las restricciones legales para fumar en lugares públicos. Sobre mi opinión al respecto dejé contundente constancia en mi tercer artículo escrito en esta sección allá por mayo de 2009: http://www.luisdomingolopez.es/mayo-fumadores-pasivos/   Estamos oyendo y leyendo quejas y lamentos no sólo de los fumadores que se ven impelidos a reducir los escenarios para pecar, sino de varios sectores industriales: las propias tabacaleras, los bares y restaurantes y otros locales de ocio. Nos encontramos con la primera paradoja: dificultar o restringir un hábito claramente perjudicial para las personas que lo practican o que sin practicarlo lo sufren involuntariamente, supone perjuicios más o menos reales o cínicos para un conjunto de ciudadanos.

Sigamos en el ámbito de la sanidad cuya nueva ministra ha hecho grande e inteligentísima a su predecesora. La famosa pandemia de la infección por el virus que causa el sida, aparecida allá por el comienzo de los 80, supuso una revolución científica y tecnológica sin precedentes en la historia: en menos de quince años se logró controlar la infección por un virus complejo y peleón, y a partir de mediados de los 90, los millones de afectados en el mundo tomando de por vida un cóctel de medicamentos de coste económico disparatado convierten el proceso en crónico, lo que equivale a beneficios para la industria farmacéutica igual de disparatado. Me parece muy sospechoso que en los últimos 15 años, la segunda mitad del fenómeno sida, apenas se haya avanzado; es decir, conseguido el control del virus para que no mate a los afectados, no nos preocupemos por su eliminación total no vaya a ser que en el intento eliminemos también el beneficio de la industria y de sus accionistas. Sigamos envenenando suavemente a millones de personas y depauperando las arcas públicas de los países desarrollados pero mantengamos alto el valor del sector en Bolsa. Sospechoso, muy sospechoso.

Todo alivia, nada cura    ¿Habéis observado -por no salir del terreno de la salud- que la mayoría de las medicinas que se despachan en el mundo sólo sirven para “el alivio sintomático de…”? La mayor facturación de una industria cada día más oligopólica: en manos de menos empresas y con menos competencia real, se basa en paliar dolores leves y pequeñas molestias derivadas de catarros, gripes, cefaleas, lumbalgias, tendinitis, hemorroides, etc. Si la población encontrara soluciones curativas o de simple alivio casero se arruinarían los laboratorios y bajarían los ingresos de las farmacias con su repercusión en el empleo. A más enfermedades crónicas mayores beneficios para el sector, a más enfermedades con cura mayores pérdidas.

Pasemos a otros terrenos más resbaladizos: si consiguiéramos que nadie cayera en adicciones como alcohol, drogas ilegales, ludopatía, etc., millones de personas en el mundo serían infinitamente más felices y libres al tiempo que procurarían a sus familias y amigos felicidad y libertad también, pero se quedarían sin sustento las numerosas empresas vitivinícolas, agricultores de vides, destilerías, los carteles de la droga y los miles de pequeños camellos que trapichean con ella, asociaciones y fundaciones que se dedican a su prevención y terapia, médicos, enfermeros, asistentes sociales, fabricantes de máquinas tragaperras, casinos…

Si pensamos en el tráfico de armas parece que la abolición universal de las guerras y el terrorismo sería bueno objetivamente considerado; o sea, bueno para todos. Habría que oír si opinan lo mismo la potentísima industria armamentística, sus accionistas, sus directivos, técnicos, empleados, gobernantes del completo mundo con variados niveles de corrupción que perciben suculentas comisiones por adjudicar a unas u otras empresas la dotación de sus ejércitos, en fin, los propios ejércitos perderían su razón de ser. Es más, si se acabara la delincuencia se quedarían en el paro las policías de todos los países y sus familias engrosarían las listas de los diferentes “INEMES” del planeta. 

 ¿Nos hemos parado a pensar en algún momento cuantas miríadas de personas dependen de conductas delictivas, nocivas o incívicas? Pues hagámoslo aunque sólo sea para sorprendernos un poco: muchos médicos, enfermeros y auxiliares, la mayor parte de los psiquiatras y psicólogos, los ejércitos y las policías, los vigilantes de seguridad y los aduaneros, las aseguradoras de todo tipo, jueces, secretarios y auxiliares judiciales, abogados, una buena parte de los barrenderos y señoras de limpieza, todos los miembros de las industrias de armas y muchos de las de medicamentos para el cuerpo o la mente, así como de la construcción de cárceles y hospitales; inspectores de hacienda, chapuceros varios que no tendrían que arreglar los vicios y destrozos de la mala construcción inicial… Os dejo que sigáis añadiendo tareas y trabajos que hemos ido creando a lo largo de la historia de la humanidad para combatir el mal: físico, psíquico, de intención, comportamiento, pillería y negligencia con dolo o sin él.

Sí queridos blogueros, nunca llueve a gusto de todos y eso lo saben bien los campesinos: si sequía, malo porque se echa a perder la cosecha; si mucha agua, malo porque aumenta la oferta y bajan los precios. ¿No habéis visto cómo se derraman leche o tomates por los campos y ciudades para que no caigan los precios mientras millones de niños y adultos mueren de hambre? Así que las cosas no son como parecen: la próxima vez que tengáis un problema pensad que quizá sea una solución para uno o más semejantes. O viceversa: cada vez que os beneficiáis de algo quizá sea a costa de un problema para el prójimo. Lo dicho: feliz 2011 y seguid aportando suculentos comentarios a este vuestro Blog.     

5 Comentarios

  1. Adelaida
    Ene 17, 2011

    ¿Has pensado que las personas pueden cambiar de empleo? los médicos y enfermeros podrían hacer medicina preventiva, habría mas personas dedicadas a la enseñanza y ésta podría ser mas personalizada en vez de masificada, muchas mas personas se podrían dedicar a la investigación y conseguir para todos una mejor calidad de vida, policías y militares podrían ayudar a hacer la vida mas fácil a enfermos, ancianos, personas con minusvalías. Incluso a Pepe le podríamos encontrar un trabajo para el que no tuviera que dejar solas a su mujer y sus hijas. Aveces la generosidad hacia otros termina haciendo daño a los que mas queremos. Necesitaba decirlo.

  2. Antonio Francisco
    Ene 7, 2011

    Querido Luis: Aparte de que soy un poco vago para escribir, sabes que hemos estado un poco liados. Me gusto mucho tu artículo sobre Pepe, y aunque soy contrario aactuar en cualquier guerra, no deja de ser admirable la labor que los militares y guardias civiles desarrollan en esos países, por lo tanto un Urra por Pepe, y todos ellos/as.
    Nunca llueve a gusto de todos, que gran verdad quizas yo sea mas pesimista que tu pues hace mucho tiempo que deje de confiar en la raza humana, pues me di cuenta de que solo vale el dinero, y los problemas que tengan los demás resbala,efectivamente las farmacéuticas prodian hacer medicamentos que curaran las enfermedades definitivamente, pero no interesa por el vil metal,amén de las armas. No podrían en lugar de gastar las millonadas en armas que solo sirven para matar y destruir, ayudar a esos países pobres que los hay a cientos, que ni tienen escuelas, ni medicunas, ni comida, ni tan siquiera ropa y calzado para poder subsistir dignamente.
    Para que hablar de las petroleras que nos estan contaminando el planeta para que unos pocos vivan a tutiplén, a costa de sus pueblos que viven en la miseria, mientras que sus gobernantes no saben en que gastar tantisimo dinero, bueno si en muchisimos caprichos,sobre todo en los países árabes.
    De los fumadores que te voy a decir, sabes que soy el enemigo nº 1 del tabaco, principalmente porque el tabaco ya no es tabaco ahora no se que les ponen que huelen que apestan, entrabas en cualquier local y cuando salias olia la ropa que tiraba de espalda, y por supuesto es mas difícil dejar de fumar que antes por la cantidad de porquerias que le ponen para crear adcción, por lo tanto mi voto a favor de seta prohibicion, si yo bebo alcohol me destrozo el hígado y me muero, pero no perjudico al de al lado, pero el humo del tabaco de otros si me perjudica a mi, y eso no lo quieren comprender la mayoria de los fumadores.
    En fin querido amigo que mucho tendrá que cambiar la raza humana (sobre todo los poderosos) para que vuelva a creer en ellos, en fin querido un abrazo y esperemos que tengamos un feliz 2011 con el fin de la crisis que me temo que no.

  3. Jesus y Mercedes
    Ene 6, 2011

    Hola Luis:
    Comenzamos el año sin humos, todo esto se podría haber evitado, con una buena educación, no nos respetamos, y no entiendo como hasta los pacientes ingresados en un hospital, fumaban en los pasillos, fumar dentro de un ascensor, en los colegios, porque prohibir, donde esta la educación, estoy encontra de la prohibición, en los bares, restaurantes, zonas de ocio. Los empresarios, restauradores, todos las personas afectadas por las prohibición, porque no dejar que ellos decidan, si en su local se puede fumar o no, y yo decidire si quiero entrar o no.
    Y que conste, que no soy fumador, y que estoy a favor de que los recintos cerrados esten sin humos, pero no a las prohibiciones y más educación.
    Tabacalera=tabaco=fumador=humo=enfermedad=hospital=baja laboral=empresario cabreado.
    Feliz año 2011.

  4. Antonia
    Ene 5, 2011

    Mi querido Luis, descorazonadoras reflexiones para comenzar el año, pero no por eso menos ciertas.
    Desgraciadamente la manipulación en tremenda pero, creo que no podemos culpar a nadie toda vez que, cada uno de nosotros somos un pequeño manipulador con el fin de conseguir llevar a cabo nuestro afán de ser y tener cada día más.
    La verdad es que no nos preocupa como, donde y cuando llueve, si no, que el beneficio repercuta en nosotros.
    De lo cual deduzco, que los políticos instituciones y demás son un claro reflejo de la sociedad de consumo bestial que nos ha tocado vivir y de la cual formamos parte.
    Hay que pasar por encima de todo, educación, honradez, principios, no importa, tenemos que conseguir a toda costa lo que queremos y lo que dejamos en el camino, no importa, que otro lo recoja.
    Feliz año a todos.

  5. Ramón
    Ene 5, 2011

    Querido Luis:
    Como decía mi abuela, ¡Que poco dura la alegría en la casa del pobre! Acabaste el año con un artículo dulce sin empalagar y empiezas en nuevo ejercicio con unas duras y certeras aportaciones expuestas en tono de informativo de la primera, esto es, neutro.
    Vale, se acabaron los fastos navideños y queda volver a enfrentarse con la realidad. Año nuevo, misma vida.
    Entrando a saco en el contenido, respecto al tabaco solo decir que soy fumador, pero no pasa nada si no puedo fumar dentro de un local. Muy al contrario, estoy a favor de que los trabajadores de hostelería queden salvaguardados del humo ajeno, que del propio se guarden ellos. Parece mentira que los de nuestra generación estemos todavía vivos, cuando entrábamos en nuestra infancia, en mi caso los domingos con mi padre, a bares atestados de humo para tomar un mosto con un aperitivo. Supongo que hoy en día le quitarían la patria potestad…Queda pendiente para futuras leyes que los mecánicos, trabajadores de ITV, taxistas y conductores en general queden a salvo de los humos tóxicos que emanan de los tubos de escape. Propongo la obligación de que los vehículos sean eléctricos con energía solar.
    La industria armamentística y farmacéutica forman sendos lobbies de poder. Cada cierto tiempo tiene que existir una nueva guerra y una nueva pandemia para mejorar sus abultadas, y nunca satisfechas, cuentas. Y como manejan los medios de comunicación, y nos creemos todo lo que nos dicen…no tenemos remedio.
    Respecto a los sufridos trabajadores de la industria primaria, decir a su favor que, en la larga lista de intermediarios que va desde el recolector hasta el consumidor, son los que menos dinero sacan por sus duras jornadas laborales. Lo de los niños y adultos muriendo de hambre es una demagogia impropia de ti, culto libre pensador. Los agricultores franceses eran, hasta hace bien poco, los que se encargaban de atacar los camiones españoles para desparramar su mercancía. Me temo que pueda pasar aquí lo mismo con los camiones que llegan con frutos provenientes del norte de Marruecos, auténtica y feroz competencia nuestra. Y por cierto, a manos de empresarios españoles…
    Feliz 2011, que pase rápido e indoloro

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook