9-6-2010 CUANDO LAS PALABRAS NOS ESCLAVIZAN (sustituido)

Lo siento, o me alegro, no lo sé muy bien, por quienes no hayan llegado a esta página en el día de ayer mientras estuvo colgado el artículo original bajo este mismo título, pero dos razones me han llevado a eliminarlo:

La primera, la encarecida sugerencia recibida de personas que me quieren bien y se mostraron preocupadas por mi propia integridad física; no tengo vocación de mártir pero ya es triste que la libre expresión de una opinión haga pensar a personas sensatas en riesgos de esa naturaleza.

La segunda, los comentarios colgados al artículo original por dos personas no sólo muy queridas sino sobradamente ilustradas e inteligentes: mis buenos amigos Ramón y Jotta. Del contenido de sus comentarios, disponibles aquí abajo, es fácil deducir que mi escrito les hirió y molestó y cabe que pudiera herir también a otros miembros del grupo. En honor a mi verdad, creo que se quedaron sólo con el trazo grueso y no depararon en los matices y cuidados que puse al escribirlo. En todo caso les agradezco sus acotaciones que, como siempre, son las que enriquecen un Blog de amigos.

Tengo la impresión, apenas tengo la impresión, insisto, de que en la España de este comienzo del siglo XXI únicamente se puede criticar no sólo sin temor, sin también sin piedad, al “varón-blanco-cristiano”. En cuanto cambiemos cualquiera de esos atributos se nos tachará de machistas, racistas y xenófobos; y no digo nada si le añadimos otras propiedades que concreten más, como una discapacidad física o sensorial, una peculiaridad o una profesión;  se nos echarán encima los comisarios gremiales de la corrección política.

Y a decir verdad en estos últimos meses no me he sentido tentado a escribir sobre paisajes exuberantes, puestas de sol a la orilla del mar o el grácil vuelo de las golondrinas. Ya lo hice en mi libro “Vías de Soria” que dio origen a este Blog homónimo, pero en estos momentos me niego a aceptar y alentar una sociedad de pensamiento único. A quien desee visitar páginas amables y cuidadas le recomiendo entrar en el Blog de mi amiga, nuestra amiga, Adelaida  http://www.adelaidabolea.blogspot.com  en donde encontraréis espléndidos artículos y fotografías sobre encuadernación de libros, encaje de bolillos o cómo disfrutar de un huerto en casa, entre otros.

 Dicho lo anterior, entiendo que ha llegado el momento de dar unas vacaciones estivales al Blog. Desde marzo del año pasado he publicado más de veinte artículos en los que he afrontado temas sociales, económicos, políticos, religiosos y otros más pedestres como anécdotas o episodios personales. He intentado escribir desde la libertad pero también desde el respeto, procurando dar a la pelota y no al jugador, censurando conductas y no personas y desde luego tratando de huir de generalizaciones que siempre, por definición, son injustas y falsas. Deseo y espero que las calores del verano mediterráneo me ablanden las conexiones neuronales, y que cuando la luz tamizada del otoño vuelva a  pellizcarnos el ánimo pueda reanudar la publicación de mis artículos con un contenido menos provocador, más amable, ilusionante, esperanzador e innovador.

Quienes deseen seguir incluyendo comentarios en este su Blog, -que serán bienvenidos y festejados-, pueden y deben hacerlo: el ventanuco de libertad al que otras veces me he referido sigue abierto y así lo estará todo el verano. A cuantos haya podido herir en algún momento con mis escritos, les pido disculpas. A todos os deseo felices calores. ¡Hasta septiembre!

11 Comentarios

  1. Adelaida
    Jun 15, 2010

    Pues que pena que descanses,ahora que esto se empezaba a poner interesante.
    “Pá” blog relajado el mío, musiquita, arqueología, artesanía, pero “pá” pensar, “pá” pensar… Vías de Soria. No descanses por fa…

  2. Cristina
    Jun 13, 2010

    Pues que quieres que te diga que no se esté dicho ya, que yo tambien soy racista y que tambien me voy a retractar, para seguir siendo politicamente correcta.

    Yo no tengo nada contra los negritos (perdon afroamericanos o afroafricanos), porque en Belgica,no venden baratijas por las calles, son curas o funcionarios d’embajadas africanas y van trajeados, limpios y oliendo a colonia.
    Lo que me pone enferma son las del velo o las del pañuelo, todas esas mujeres musulmanas, de todas las edades y condiciones que llevan la cabeza cubierta como signo de sumision y si te dicen lo contrario no lo creas, y van asi al trabajo, al colegio, a la universidad, al mercado, al aeropuerto, a la estacion… yo no soy la unica racista en este pais de tolerancia y neutralidad; de hecho desde hace dos años una profesora de matemáticas esta en juicio por lo del velo, te cuento: esta chica queria dar clase con su velo en un colegio no confesional osea ni catolico, ni musulman, ni nada y la direccion del colegio, le dijo que no se podia dar clase con atributos ostentatorios de pertenecer a una religion y elle arre que erre que yo vengo con mi velo a clase que es un derecho constitucional, total que despues de muchos juicios que pagamos todos los contribuyentes la profesora velada y empañuelada, y siempre con la cara borrada en la television, ganó, porque en el colegio en réalidad no habia ningun estatuto que prohibiera el uso del velo. Y entonces la direccio del colegio de la noche a la mañana redactó el articulo, lo votó, lo aprobó por unanimidad y cuando la profesora de marras llegó el lunes al cole con la cabeza empañuelada llena de formulas, incognitas y demostraciones, le pusieron el nuevo articulo delante de las narices y o te quitas el velo, o de patitas en la calle. Y la verdad cuando vi en la tele la joven profesora, con su pañuelo, su cara borrada (por esos cudritos que ponen en la tele a la gente para que no se la reconozca) salir de la puerta del colegio, esa pequeña victoria contra el velo me parcion inutil, amarga y mezquina.
    Que vuestro domingo sea soleado

  3. Pepe
    Jun 12, 2010

    Querido Luís:
    Ya pude leer tu artículo y, en general, estoy de acuerdo con él. Creo que tienes razón en reclamar libertad para expresar tus sentimientos, ya que lo contrario es fascismo puro y duro. Estoy de acuerdo en que todos sintamos y expresemos lo que queramos…como tú dices por tener un determinado sentimiento no hay por qué realizar determinadas acciones. Lo contrario también lo vemos a diario…vemos a los curas y obispos hablando de amor al prójimo y después se les descubre practicando la pederastia -sólo a algunos, claro-; vemos a los judíos denunciando todos los días el holocausto y el antisemitismo y después practican sin miramientos el terrorismo de estado y el odio contra los palestinos… Sí, creo que uno debe ser libre de decir que no le gustan los negros que venden CDs sin que lo crucifiquen por ello.
    Por otro lado, te diré que esos pobres desgraciados que patean nuestras playas y parques vendiendo cds, dvds, gafas, bolsos…están cometiendo delitos contra la propiedad industrial e intelectual y se ha detenido a muchos de ellos, a muchísimos y están cumpliendo penas de cárcel muchos de ellos -puesto que no pueden pagar las multas que se les impone- A mí me parece una barbaridad que esos desgraciados cumplan penas de cárcel por esos delitos, cuando los mafiosos que les hacen vender sus productos campan a sus anchas, cuando este país tiene miles de delincuentes forrados de dinero que por ser políticos, empresarios, etc…se libran de toda la estúpida maraña de nuestro sistema legal, culminando sus procesos -en el caso de que los haya- en absoluciones, prescripciones, archivos, etc…
    En la práctica te puedo decir que a muchísimos policías les repugna todo ese tema y no persiguen a negros por vender cds -hay delitos más graves y perjudiciales-, he visto noticias de funcionarios de justicia recaudando dinero para pagar la multa de “manteros” y he leído sentencias en las que jueces además de absolver al “mantero” le daban una reprimenda moral a la actuación de las FCSE.
    El problema es que aunque haya muchas conductas reprobables, en el caso de los manteros es infinitamente más grave la responsabilidad de los mafiosos que tienen las “tostadoras” con las que inundan las playas de dvds “piratas” y otros efectos…y en este país de mierda -con perdón- la ley no funciona y no da a los policías herramientas con las que combatir a los criminales…por ejemplo si pudieran usar -realmente- a los manteros como testigos protegidos podrían llegar al comienzo de las tramas y desarticularlas…pero nada funciona aquí.
    Lo de que sería mejor que se quedaran en sus países y lucharan contra sus corruptos gobiernos es cierto, pero quién convence a una persona de que no intente mejorar su situación y la de los suyos…también de aquí se emigró en tiempos de Franco o después de la Guerra Civil…el ser humano es así. Muchos se juegan la vida cruzando el Estrecho en pateras -sin saber siquiera nadar- para una vez aquí ponerse a vender gafas de sol o bolsos en las playas…y sobrevivir a duras penas. Aunque no te gusten, piensa en todo lo que llevan detrás en sus existencias cuando los veas por ahí. No hay que sentirse culpable por haber nacido dónde y cuándo hemos nacido, pero tampoco ser solidarios o generosos es algo negativo.
    Ahora bien, dicho esto creo que no deberías haber retirado tu artículo. Siempre he pensado que democracia es estar dispuesto a morir porque alguien pueda expresar sus ideas aunque sean diametralmente opuestas a las tuyas -que no es el caso-.
    Un abrazo y sigue abriendo la ventana de tu blog…

  4. Seli
    Jun 10, 2010

    Querido Luis:

    Leí tu anterior articulo con el mismo título que el actual y por supuesto me pareció duro, bastante duro, pero real y verdadero, quizás, Luis nos tengas acostumbrados a la dulzura de tus escritos, tal vez por eso nos ha podido sorprender este ultimo.
    Creo que lo que has escrito es una realidad latente, pero por haberla escrito no te hace racista ni xenófobo, simplemente has denunciado un hecho que te puede fastidiar que ocurra a tu alrededor y ocultarlo es hipocresía y no hablar de ello se llama miedo y los miedos no nos dejan crecer, no debemos dejarnos amilanar por personas que incumplen la ley, que no respetan las normas de convivencia o que quieren implantar las suyas por medio de la violencia. Con esto no me refiero a los extranjeros sino a todas las gentes sean negras, amarillas, o “de color”, pues me gusto tu expresión.
    A mi las personas negras no me molestan, es mas siempre las he considerado bastante, pero si esa persona es mal educada la detestaré por que soy amante de la buena educación. Los pañuelos en la cabeza no me molestan, de hecho hay mujeres que se ven muy atractivas con sus pañuelos, pero si el pañuelo significa inferioridad, machismo o si este se utiliza en lugares inadecuados estoy en contra del pañuelo y lo digo porque es lo que opino, y mi opinión es importante porque mi educación no me permite que mi opinión sea motivo para perder el respeto a nadie. A mi no me gustan los asiáticos, no por su raza sino por su forma de ser, quizás algún día conozca a alguien asiático que me caiga bien. Tampoco me gusta la vecina del 5º que es sevillana, no me cae bien por su forma de ser no por su raza ni por su color que son los mismos que los míos.
    ¿No debo decirlo? por supuesto que si, debo decirlo puesto que lo siento y los sentimientos escondidos son bombas muy peligrosas.
    Luis, no me preocupa tu escrito, aunque reconozco que podías haber utilizado unos términos menos agresivos, lo que me llegaría a preocupar es que tu pensar y sentir los escondieras por quedar bien y tener un blog bonito.
    No debes disculparte en ese momento te salio y nadie debe haberse sentido ofendido.
    Aprovecho para decirte que el penúltimo escrito, la carta a Zapatero, también yo la encontré bastante durilla, la señora de Zapatero no te inspira ternura y lo has dicho y nadie, ni siquiera ella, se habrá ofendido. Pero algo si está claro que es la que Zapatero eligió y hay que respetarlo.
    Un fuerte abrazo

  5. Pepe
    Jun 10, 2010

    …Querría hacer un comentario al respecto del cuento que refiere Ramón algo más arriba… Sólo ilustrarlo un poco más…sé de una campaña de inspecciones laborales en varias comarcas de Málaga, en el agro, llevada a cabo por la Inspección de Trabajo y S.S., que destapó eso que tú cuentas y que un secreto a voces, de que en el campo todos trabajan aunque estén cobrando el PER (cuando ya se han asegurado sus peonadas, claro)…en ese cuento se levantaron muuuchas actas de infracción…y en ese cuento ciertos honorables alcaldes -del psoe-, cierto dirigente sindical -de la ugt- cargaron contra ese organismo inspector y contra la Guardia Civil -que colaboraba en esa campaña- y consiguieron que el subdelegado del gobierno -del psoe- paralizara esas inspecciones e impusiera la censura previa a las actuaciones de inspección, comentando eso sí, que en tiempos de crisis hay que dejar que la gente viva del fraude (con otras palabras, claro) Eso sí, todo esto es un cuento y todo el mundo sabe que el psoe no está interesado en que el P.E.R. siga alimentando sus urnas electorales…por supuesto todos estos políticos y líderes sindicales no protestaron cuando en esas inspecciones quienes “caían” eran inmigrantes que trabajaban en situación irregular, no españoles cobrando el PER…
    Ojalá todo esto sólo fuera un cuento.

  6. Pepe
    Jun 10, 2010

    Querido Luís. Yo no llegué a leer tu artículo pero por nuestra última conversación conozco los derroteros del mismo. Sabes que no estoy de acuerdo con lo que expresabas respecto a los negros y la inmigración (por algo trabajo con inmigrantes) pero sí estoy de acuerdo en tu derecho a expresar lo que quieras. Este país y este gobierno cada vez me recuerda más al de la “Noche de los Cristales Rotos” y esa tendencia al pensamiento único…yo prefiero abogar por la tolerancia, creo que un racista debe tener derecho a expresarse igual que un anarquista o un independentista o un fascista…siempre y cuando respete las reglas del juego. No me vale eso de piensa lo que quieras pero no lo expreses, porque esas cosas ya se leían cuando el franquismo.
    Nuestra desgracia es que este es un país de mierda -lo siento-, que no somos serios, que vamos de extremo a extremo…no sabemos regular nuestros flujos migratorios, no sabemos legislar…nuestro código penal criminaliza al “mantero”, pero no lucha realmente contra la “piratería industrial”…nuestra increible ley de violencia de género criminaliza al hombre sólo por ser hombre…y estoy harto de hablar con abogadAs que me comentan que esto tiene que cambiar, que se está criminalizando a los hombres, que si ellas fueran hombres serían gays, etc…pero todo sigue igual.
    Recuerdo que hace años había más libertad…veremos a ver dónde nos lleva todo esto…En cualquier caso, espero que sigas diciendo todo lo que quieras con toda la libertad del mundo por el bien de todos.
    Por cierto, quién no ha reprimido muchos “Días de Furia” en estos tiempos recientes que tanto nos atormentan…recuerdo en estos momentos un artículo de mi idolatrado Pérez Reverte en el que carga contra los políticos en plan “un día de furia” y lo suscribo palabra por palabra.

  7. Ramón
    Jun 10, 2010

    Pues mira tú por donde, ahora sí que voy a explayarme con tranquilidad. Perdón por anticipado, Ilustre Adelaida. Acostumbro a sentirme en casa de mis amigos como en la mía y, cuando tengo sed, no pido un vaso de agua, me levanto y voy a buscarlo yo mismo a la cocina.
    A lo que voy, querido Luis, lamento profundamente las vacaciones del blog, máxime en los tiempos que corren, con tantos temas posibles a tratar. Por ejemplo, el apuntado por Adelaida del “club Bilderberg” daría mucho juego.
    No voy a entrar a calificar tu decisión de sustituir el artículo. Los miedos son libres, pero dudo mucho que su contenido provocara ningún tipo de agresión hacia tu persona. Existen editoriales de periódicos conservadores mucho peores que lo que escribiste, y no pasa nada, libertad de expresión dijimos, ¿no?
    En lo que a mí respecta, Luis, insultas mi inteligencia al afirmar que me quedé con el trazo grueso. Te consta que no es así. Sé leer entre líneas y, créeme, entre lo que estaba negro sobre blanco y lo que se podía entender daba una imagen verdaderamente poco agraciada de tu persona.
    Discrepo de tu afirmación de que sólo se puede criticar al varón-blanco-cristiano. El problema de tu fenecido artículo radicaba en que las críticas iban de forma exclusiva encaminadas a la unión “color de piel-pobreza”. Eso sí, todo bien envuelto en las florituras gramaticales que tan bien dominas.
    Según las encuestas, los españoles no somos racistas…ja. Obviamente sabemos distinguir entre un árabe y un moraco de mierda, esto es, entre el jeque de los petrodólares y su séquito de paseo por Marbella, con el yate en Puerto Banús y el espalda mojada que llega con una mano delante y otra detrás huyendo de la miseria incluso, algunos, de una muerte segura por ser albinos o gays. Sus familias se endeudan con las mafias para conseguir el pasaje a la tierra prometida. Para mí tienen todo mi respeto y admiración, prefieren enfrentarse a la lengua de mar que nos separa, aún no sabiendo nadar y pudiendo perecer en el intento, en la búsqueda de un futuro que no tienen.
    En los tiempos de Aznar entraban a miles. Con Zapatero siguieron entrando. En un limbo legal en el que estaban pero se miraba hacia otro lado. Con la legalización de muchos de ellos se dio respuesta a la necesidad en esos años de mano de obra. Los restaurantes (y no olvidemos que somos un país de servicios) pasaron a estar atendidos por camareros sudamericanos y magrebíes. En las tiendas de los centros comerciales, con esos horarios de sol a sol que tanto nos gusta, las dependientas tenían ese acento particular que nos llevaba a preguntarles ¿Argentina, uruguaya…? Y no hablemos de los servicios de atención al cliente, todos plagados de acentos.
    Y el campo, esos invernaderos de la costa anárquica y de Almería llenos de negros trabajando como ídem, malviviendo en chabolas, mal pagados, con la piel quemada de trabajar bajo plástico en las horas que más calienta el sol.
    ¿Y nuestros mayores? Toda vez que en los hogares actuales no hay sitio para ellos, ha habido que buscarles quien pudiera atenderlos. No sé vosotros, pero por mi ciudad hay multitud de personas mayores acompañadas de mujeres, principalmente del continente africano. Y eso me lleva al servicio doméstico, también plagado de emigrantes.
    La historia se repite. Cuando este país llamado España exportaba trabajadores hacia la libre Europa, tenían que conformarse con los trabajos peor pagados y que los propios no querían realizar. Aquí pasó lo mismo. Con la búsqueda del oro del ladrillo, los campos, la hostelería y los servicios fueron abandonados en masa. Gracias a la emigración se mantuvieron en funcionamiento. Al ser legalizados contribuyeron a la Seguridad Social y se hicieron, si no españoles de carnet, sí de corazón. Como dijo Don Camilo José Cela, “uno no es de donde nace, sino de donde pace”.
    Y ahora, con la crisis, los primeros perjudicados han sido ellos. Se oyen gritos en su contra porque “nos están robando el pan”, que se vuelvan a su país, el trabajo para los españoles. Se han convertido en juguetes rotos. Ya no nos sirven. El camarero que se ganó sus más que injustificados buenos jornales a pié de obra, desdeñando el servilismo del sector hostelero y tener que trabajar cuando los demás están de fiesta, quiere recuperar su trabajo. Ahora sí, que es lo que hay. Quítate tú para ponerme yo.
    Hace un tiempo, no recuerdo si en unas noticias, el propietario de un bar de un pueblo al que los parroquianos le exigían que despidiera a sus empleados, todos extranjeros, para contratar a gente del pueblo, dijo en una simpleza excepcional que, cuando necesitó trabajadores nadie quería trabajar allí, que estaba muy contento con su personal y que de ningún modo iba a despedir a nadie para que entrara otro únicamente por ser del lugar. Razonamiento aplastante que, sin embargo, no era entendido por sus clientes.
    Y es que el egoísmo es parte fundamental de la raza humana.
    Y ahora un cuento, como le gusta a la ilustre Adelaida. Pero no desde ninguna isla imaginaria, sino desde la más pura realidad. Érase un pueblo agrícola, con extensos campos llenos de plástico. Sus habitantes, españoles todos, viven estupendamente porque, además de trabajar su jornal y cobrarlo sin pasar por el fisco, reciben la ayuda económica del PER. No es complicado, se consiguen unas cuantas firmas entre amigos y tienes garantizada una modesta cantidad de “ayuda” que no es para nada desdeñable. Cuando se les pregunta que por qué hacen esto, contestan que todo el mundo lo hace.
    País de Lazarillo de Tormes. Y de Don Quijote.
    No, amigo Luis, puedes criticar personas por sus acciones u omisiones, ideologías, religiones, políticas. Todo es criticable. Lo que no es defendible, bajo ningún aspecto, es que la crítica vaya dirigida al color de piel.
    Ramón

  8. Jotta
    Jun 10, 2010

    A las sociedades cristianas, esclavas de sus intereses, no les interesa el mensaje del Maestro y confunden sus palabras, era:
    “Amaos los unos a los otros.”
    Y a ellos les interesó interpretar:
    Armaos los unos contra los otros

  9. Adelaida
    Jun 9, 2010

    El que no haya escrito ningún comentario en las últimas entradas políticas, no significa que no las haya leído, es solo que no creo que los políticos tengan ningún poder para hacer nada, lo que hacen o no hacen les viene “mandao”. Dudo que en el caso de la emigración ilegal puedan hacer algo mas de lo que hacen…Nada. Si en el primer caso el poder financiero o el Club Bilderberg, son los que mandan, seguro que alguno de sus derivados lo hace respecto a est tipo de inmigrantes, que no solo es negra y que también genera situaciones, como mínimo “alegales”.
    Para terminar, un pequeño cuento desde “La Isla”. En un pueblecito español, un pueblo cualquiera, había un grupo de mujeres españolas, que cuidaban a enfermos, a personas mayores, limpiaban casas por horas y hacían de barrenderas, además de todas labores de su hogar, para poder completar los imprescindibles ingresos familiares.
    En el mismo pueblito vivían varias familias musulmanas (negras y blancas), las mujeres llevaban a los niños al parque y paseaban por la calle o se sentaban a charlar en los bancos de la plaza mientras estaban en el colegio público los niños, los ingresos familiares los completaban con “la ayuda familiar”.. Un día alguien les preguntó por que no trabajaban y ellas respondieron: – Por que nuestra cultura es diferente-….. Sin comentarios.

  10. Jotta
    Jun 9, 2010

    Resulta raro ver como países de religión cristiana, que se han enriquecido a lo largo de la historia, saqueando descaradamente y hundiendo en la miseria al resto del mundo, que han llegado a plantearse si ese resto del mundo eran humanos o animales según su conveniencia, que han esclavizado, robado y matado a su antojo por el solo hecho de sentirse seres superiores, investidos con su manto de fariseismo. !Gracias Señor por haberme hecho infinitamente superior a esa chusma!.
    Parece mentira que esos cristianos, sepulcros blanqueados, que han dividido el mapa del planeta con fronteras de conveniencia que solo sirven para seguir enriqueciéndose a costa de los más débiles, se sientan molestos porque otros seres humanos pululen a su alrededor intentando venderte un reloj falsificado.
    Los cristianos conquistadores no se andaban con tantos miramientos, con una cruz en la mano y una pistola en la otra mataban al indígena y recogían el botín.
    Esos negros, esos sudacas que nos visitan, no son más que el reflujo del flujo de aquella invasión evangelizadora, asesina y ladrona.
    Las fronteras, las banderas y las religiones son una putada para la raza humana, que es la única raza que habita este planeta, en la que hay hijos de puta de todos los colores, pero suelen ser más numerosos entre los que más tienen.
    Es posible que no podamos, o no queramos, hacer nada por esas personas que no han venido aquí a robar o a matar, han venido, huyendo de la muerte a la que nuestras sociedades occidentales, cristianas y superiores les han condenado al armar bandas de desalmados en esos países para conseguir sus riquezas al más bajo precio, pero por lo menos podíamos tenerles un poco de respeto y compasión.

  11. Ramón
    Jun 9, 2010

    Querido Luis:
    Sinceramente, no llego a entender el motivo que te ha llevado a escribir semejante panfleto, ten cuidado porque pueden tentarte grupos ultras para que les sirvas de ideólogo.
    Existe una película, americana y bastante mala para mi humilde opinión, que se titulaba “Un día de furia” o algo así. Trataba de un tipo muy normal que, por una serie de circunstancias, deja total libertad a sus odios reprimidos.
    Ya en la realidad, estamos hartos de ver y escuchar noticias de asesinatos cometidos por personas cuyos vecinos y amigos tachan de buenas personas. Otros que se han dejado llevar por sus sentimientos más oscuros y escondidos. Tal vez debieras practicar algún tipo de deporte más o menos agresivo para que puedas encauzar tus resentimientos y odios.
    Apelas a tu derecho a tener estos odios y sentimientos. Nadie puede negarte el derecho a pensar como un retrógrado. Lo que sí debiera estar prohibido es manifestarlo. Una brecha en la libertad de expresión. En Alemania están prohibidas las publicaciones que niegan o justifican el holocausto nazi. Un ejemplo a seguir.
    Afeas la conducta de los manteros, los mismos que, conforme al código penal, cumplen cárcel por el gran delito que cometen: sobrevivir.
    Recuerdo perfectamente mi niñez en las playas del norte, arena blanca, sombrilla, mar azul intenso…y varios señores pregonando y vendiendo prácticamente de todo: refrescos, helados, pipas, patatas fritas…eso sí, españoles todos, faltaría más. No había un puñetero negro molestando.
    Por no hablar de las simpáticas mujeres de etnia gitana que, graciosamente, entregan una mata de romero a todos los turistas y leen el porvenir en la mano. Y no estoy hablando sólo de las que se encuentran en los aledaños de la Alhambra. A mis veinte abriles, en la estación de Atocha, esperando el tren para mi destino militar, “sufrí “el acoso de una adivina que no paró hasta decirme que me iba a casar con una morena y que iba a tener dos niños…sin comentarios.
    Los mismos comerciantes que defiendes son los mismos que defraudan cuanto más mejor por culpa del sistema de módulos. Los mismos que, cuando el ladrillo estaba en auge y los camareros y dependientes españoles se fueron al tajo, se quedaron sin personal y tuvieron que contratar a los emigrantes, muchas veces con unas condiciones laborales abusivas.
    Lo mismo sucedió en el campo, gracias a la emigración las explotaciones agrarias siguieron adelante después del abandono masivo de los hijos de los agricultores que acudieron a los cantos de sirena de las obras.
    Mi primer viaje a París, de esto hace ya más de veinte años, resultó ser mi primera experiencia con gente de “color”, negro. Mientras en la única, grande y libre España no se veía a especímenes de esta clase, descubrí una ciudad abierta, llena de gente de diversas vestimentas y colores. En una estación de metro, a las 10 de la noche, me sentí minoría étnica. Los únicos no negros de todo el andén éramos los tres turistas. Resultó un viaje iniciático que hizo que fuera capaz de mirar más allá de mi ombligo, descubrí que viajar es la mejor manera de abrir la mente y el corazón.
    Me importa un pimiento el color de piel, la religión y la condición sexual de las personas. Lo único que me importa es que sean buenas personas. Y en eso, estarás de acuerdo conmigo, no influye nada de lo anterior.
    Mira que ha habido, y hay, auténticos hijos de la gran puta. Blancos y muy cristianos muchos de ellos.
    Disculpad que me haya extendido. Me quedo con ganas de más. Y es que, amigo Luis, me has tocado los cojones.
    Ramón

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook