Deporte y valores

El equipo senior, la directiva y los entrenadores del CD Costa del Voley me regalaron su camista y me invitaron a posar con ellos

El equipo senior, la directiva y los entrenadores del CD Costa del Voley me regalaron su camista y me invitaron a posar con ellos

El título de nuestra reflexión de hoy puede inducir a engaño, frescas como están las noticias sobre pagos escandalosos por determinado jugador importado o solicitudes plañideras de indulto y gracia. Nos indigna como al que más que el deporte más mediático de todos, el fútbol, salte con tanta frecuencia de las páginas deportivas a las de economía o de tribunales. Pero el deporte no se acaba, por fortuna, en las grandes ligas futbolísticas. El deporte al que hoy dedicamos estas líneas es aquel de muy diversas disciplinas, notoriedad y reglas de juego poco iluminado por los focos de los medios pero en el que cada día se producen gestas y acciones ejemplares.

Partiendo de dos consideraciones de carácter general: la primera, que cuando se quiere se puede; y la segunda, que en todo ser humano anida la capacidad dual para obrar el bien o el mal, en Horizonte queremos apostar por el deporte como precursor de valores éticos y de convivencia. Vivimos tiempos de vértigo producido por la velocidad de los cambios que no todo el mundo es capaz de asimilar. Las oportunidades de escapismo se amplían a diario y, aunque a los jóvenes les cueste reconocerlo, la razón de su huída es siempre una nauseabunda sensación de vacío. La droga, como cualquier adicción, es un fracaso de la persona y de la sociedad. Como sociedad no queremos sentirnos fracasados y, además, hemos de procurar entre todos que sean menos cada día las personas que fracasan.

Llenar ese vacío, dar sentido a la vida es la más ambiciosa misión que podemos afrontar los nacidos: sentido a la vida propia y a la de nuestros semejantes. Sólo desde el existir es posible experimentar la plenitud de la vida. Pretender que nos llegue sin esfuerzo, sin dificultad y sin dolor es una entelequia. Estas tres servidumbres: esfuerzo, dificultad y dolor están presentes en todos los deportes pero también sus anversos: logro, superación y placer. De ahí se infiere que hayamos depositado una responsable esperanza en promover los deportes de equipo en los barrios y rincones menos atendidos de nuestra ciudad, con vocación de integración horizontal y vertical, ascendente y descendente.

Sembramos esta pequeña semilla, a la que hemos bautizado cariñosamente como Pivesport, confiados en que irá germinando y produciendo sus frutos poco a poco, y en que podamos ofrecer a los chavales y adolescentes de Marbella cauces para ilusionarse e ilusionar, palancas solazadas hacia valores universales: respeto, integridad, solidaridad, cooperación, confianza, coraje, aceptación… Resortes gratificantes para fortalecer la gestión de sus frustraciones, de sus diferencias y su evolución, para aceptar y cumplir reglas de juego y limites, en fin, para potenciar un crecimiento saludable y prometedor. ¡Nos gusta tanto lo que hacemos que deberíamos pagar por hacerlo!

Artículo emitido hoy, 29-1-14, por Onca Cero Marbella

 

2 Comentarios

  1. Javier
    Ene 29, 2014

    Enhorabuena por la iniciativa! Que gran invento es el deporte que demuestra que el esfuerzo y el afán de superación da mayores satisfacciones que el dinero.

  2. Adelaida
    Ene 29, 2014

    Hablas de esfuerzo, dificultad y dolor y vienen a mi recuerdo los alumnos olímpicos que han pasado por mi clase, adolescentes que salieron de casa siendo niños para vivir en un Centro de Alto Rendimiento, para ser mejores, no mas ricos y que con mucho esfuerzo, compaginan entrenamiento, competiciones y estudios en la Universidad.
    Marta que nos representa en esgrima, Alba en halterofilia, Ruth en yudo o Javier que peleará las próximas semanas en patinaje artístico sobre hielo, en las olimpiadas de invierno, representan a esa juventud que admiramos por su esfuerzo y su coraje desinteresado.
    Suerte Luis, seguro que seréis capaces de hacer grandes campeones de la ilusión y del amor a la vida.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook