Informáticos: tomaos unas largas vacaciones

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Publicado en la edición impresa del Diario SUR, de hoy 22-9-14.

No os preocupéis por el sueldo, organizaremos una Plataforma de Criaturas Felices por Vuestra Ausencia y entre todos, a escote, recaudaremos lo suficiente para seguir enviándoos la transferencia a la playa que elijáis. ¿Qué tengo contra vosotros? En realidad nada especial, tenéis que ganaros la vida y a cambio hacérnosla imposible a la humanidad de a pie. Os pagan por ello y no vais a pasaros dos años, un suponer, sin pegar palo al agua, pero eso es lo que yo os propongo aquí. Dos añitos de nada sin tocar un solo programa informático de los que irremediablemente afectan a los más íntimos y domésticos aspectos de nuestras vidas.
Se supone que la máquina y la tecnología están al servicio de las personas, y no al revés. Se supone que los ordenadores, teléfonos, tabletas, electrodomésticos de gama blanca y marrón, coches, cámaras, fotocopiadoras, escáneres, la web de los bancos, de Hacienda, de la Seguridad Social, del aparcamiento y de todas las administraciones públicas se han creado para satisfacer necesidades humanas. ¿Satisfacer necesidades humanas? Al menos eso intenta vendernos el mercado. Aceptémoslo por unos momentos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Cada día me pregunto cómo es posible el grado de chapuza de vuestro trabajo cuando cualquier aplicación ha ser actualizada cada semana para solventar fallos de la versión anterior y así sucesivamente ad infinitum. No pongáis en el mercado nada hasta que no esté probado y garantizado. Mientras, dejad vigentes las versiones prehistóricas que nos resultaban ya como de la familia y las manejábamos con los ojos cerrados. La Unión Europea, que todo lo prohíbe, debería prohibir que cualquier aplicación informática pudiera ser modificado en un período mínimo de tres años. En ese ínterin, vosotros estaríais trabajando calladitos, sin dar la vara, en la siguiente versión, probándola entre vosotros, hasta que funcionara correctamente para lanzarla al mercado. Y nosotros felices.

???????????????????????????????
No sé si quienes me leen tienen la misma experiencia pero cada vez que el banco, la empresa de telefonía, la Agencia Tributaria o de quienquiera que sea la web que uno utiliza, incluso Facebook o Twitter, nos anuncia “mejoras” para una navegación más amistosa e intuitiva, la caga, con perdón. Lo que antes estaba arriba ahora abajo, lo que a la izquierda ahora a la diestra, lo que era grande y visual ahora está escondido y viceversa, lo que iba rápido ahora se hace eterno. ¡Pero bueno! ¿A qué llaman mejoras? ¿Quién gana con esta locura? Los psiquiatras, que deben de forrarse recibiendo deprimidos, ansiosos y hasta nuevos psicópatas. A ver: diseñadores y programadores, que llevamos ya un buen rato en esta bolita llamada Tierra como para que de la noche a la mañana quieran cambiarnos todos los instrumentos y herramientas que usamos. Son eso: instrumentos y herramientas, no fines en sí mismos. Más de la mitad de la población mundial actual cumplió los 40 años sin informática, internet, correo electrónico, teléfonos inteligentes, redes sociales, banca electrónica, declaraciones tributarias telemáticas, solicitud de citas médicas por la red, autoservicio de caja en los supermercados, y una retahíla de hábitos cotidianos que ahora son inviables si no se tiene una mínima destreza digital.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Que nuestros padres y abuelos han hecho un esfuerzo ímprobo para tratar de adaptar sus conductas ancestrales a este galimatías salvaje y que está muy bien pero dejémosles que una vez aprendido el manejo de cualquier aparato o sitio web no se lo cambiemos cada vez que echan una cabezada. Que la tarifa de un billete de avión, tren o autobús, o de una estancia en hotel no dependa de la pericia en los entresijos de la red. Que las tarifas de los servicios básicos no cambien cada diez minutos y se queden sin sus ventajas los menos espabilados.
De seguir a este ritmo, los listillos que ahora se creen los reyes del mambo serán analfabetos integrales al volver de las vacaciones. El mundo es de las personas no de las máquinas, y los procedimientos tecnológicos de uso diario han de estar pensados en función de los usuarios finales no de quienes los programan o les mandan. Estamos construyendo la sociedad al revés: los arquitectos piensan en sus premios y no en los habitantes de sus casas, los médicos en que les financien su proyecto de investigación y no en sus pacientes, los gobernantes y administradores en controlar y hacer la vida imposible a los ciudadanos en lugar de representarles dignamente y propender hacia el bien común: común, no de unos pocos. El talento y la inteligencia no tienen nada que ver con la habilidad para manejar una maquinita o para navegar en la frondosa red de redes. ¡Por fortuna!

5 Comentarios

  1. Javier
    Sep 23, 2014

    Querido Luis
    Me parece un poco nihilista comentario de mandar los informáticos a casa por un tiempo. Nunca han sido tan necesarios!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que se olvida un criterio importantisimo como la usabililidad en el desarrollo de muchas aplicaciones.
    Como en todas las profesiones hay buenos y malos informáticos. Gracias A la competencia tenemos alternativas y es nuestro deber desechar aquellas aplicaciones que nos parezcan malas, pero no olvidemos que hoy en día queremos ser capaces de leer el correo en cualquier sitio con cualquier dispositivo. Desarrollar una aplicación para que funcione bien en un móvil tanto ios como Android, en una tableta y en un ordenador usando cualquier navegador es una tarea complicada.
    Solo puedo recomendarte que cambies de banco si la aplicación no te gusta porque sus informáticos no piensan en usuarios como tu.
    La tecnología nos facilita la vida y no está bien desautorizarla. Siempre puedes escribir con una máquina de escribir de cinta y usar papel para mandarnos copia de tus siempre interesantes pensamientos.
    Un fuerte abrazo desde un barco en Grecia.

  2. Antonio
    Sep 22, 2014

    Es verdad, todo esto es un engaño a nivel mundial o es que los softwareros tienen otra lógica que no es lógica. Años metiendonos actualizaciones, que son mejoras y remedios de los errores y deficiencias de la programacion, ya podrian haber conseguido el programa perfecto. Pues no, se deja a un lado el programa perfecto y se inventan otro, que será tan deficiente como el anterior y además te chantajean diciendote que como sigas creyendo que ahora te funciona de p.m. te va a joder el ordenata con algún virus muy pero que muy malo; en lugar de reconocer sus errores y admitir que el anterior era un fracaso.
    Esto si que es sacar partido de los errores. Ni un político lo haría mejor. Pero al final pasaremos por el aro, en este circo tan bien montado, a cambio de un premio envenenado que nos hará pasar de nuevo cuando el nuevo tinglado se venga abajo. Y yo incluido.

  3. koke
    Sep 22, 2014

    Totalmente de acuerdo. Además, a veces deseo que una protuberancia solar o una tormenta cósmica nos deje un día en la era analógica. A ver qué pasa entonces…

  4. Regina
    Sep 22, 2014

    Yo llevo años quejándome de tanto programa nuevo y ahora ya de las actualizaciones constantes que, encima, te obligan a aceptar unas condiciones también nuevas, de un montón de páginas. Yo de momento, no acepto y esta tarde espero que me lo expliquen en Apple.

  5. Adelaida
    Sep 22, 2014

    Yo no actualizo ni lo que me propone Apple , no te digo más. Cuando actualizo iPhon, cruzo hasta los dedos de los pies.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook