JULIO: PUEBLO INGLÉS EN CAZORLA

           grupo-de-asistentes-a-pueblo-ingles-cazorla-jul09 Apasionante, estimulante hasta los tuétanos, divertido, formativo, práctico. He pasado la última semana, de viernes a viernes, en el Hotel Villa Turística de Cazorla, siguiendo el programa de inglés intensivo que lleva a cabo la Organización “Pueblo Inglés”. La cosa parece fácil cuando uno consulta en su página Web en qué consiste la fortaleza del programa: en sesiones “one to one” de una hora entre hispano parlantes y anglo parlantes a lo largo de siete días. Pero Pueblo Inglés es mucho más que eso. Para empezar no sólo hay sesiones de diálogo a dos entre hispanos y anglos, hay sesiones dos a dos, tres a uno en teleconferencia, uno a uno en sesiones telefónicas; desayunos, comidas y cenas en mesas de cuatro, dos hispanos y dos anglos; juegos de estrategia interesantísimos, presentaciones en inglés ante una pequeña audiencia, representaciones teatrales, en fin, resulta increíble que en el corto espacio de una semana quepa tal cantidad de actividades. Claro: desde las 9 de la mañana hasta las… 12 de la noche para los más prudentes, sin más pausa que una siesta de poco más de una hora.

 

            Algo que descubrí en la primera comida nada más llegar, y que no sabía, me dio la clave del éxito de este programa: los angloparlantes son VOLUNTARIOS. Sí, exactamente, son ingleses, irlandeses, americanos, australianos, canadienses, etc., que deciden dedicar ocho días de sus vidas a ayudar a españoles a mejorar su inglés, de forma totalmente gratuita. La Organización les paga exclusivamente el alojamiento y la alimentación de esos días, así como el traslado desde Madrid en autobús, pero su viaje desde Melbourne, Toronto, Liverpool o Kansas, por poner sólo cuatro ejemplos, corre por cuenta del voluntario. ¡Increíble! Esa condición de entrega desinteresada de la persona que tienes frente a ti o a tu lado cuando te sientas o paseas durante una hora para hablar en inglés de lo que libremente decidas, es lo que da al programa la verdadera medida de calidad y diferenciación. No todo cliente de un servicio no barato trata con el respeto debido a quien supone que cobra por darle ese servicio. Pero si sabes que la profesora octogenaria con la que estás hablando ha hecho un enorme esfuerzo económico y físico por venir desde la América profunda hasta donde nace el Guadalquivir sólo para ayudarte en tu misión la cosa cambia.

 

            Llevo estudiando inglés mediante todos los métodos imaginables desde que descubrí, a poco de acabar mis estudios de secundaria, que el francés que me habían enseñando como segunda lengua me iba a servir para poco en el mundo profesional: libros, academias, escuelas, clases particulares, cortas estancias en Irlanda, cintas de casete, vídeos, más tarde DVDs e Internet; en fin creo haber probado todo cuanto hay disponible para intentar comprender algo cuando me hablan en inglés, ser capaz de expresarme con mediana corrección, leer documentos, libros y prensa, y ojalá algún día poder escribirlo correctamente. En términos de la moderna catalogación internacional de lenguas extranjeras superé en mayo el nivel B1 (intermedio) y con esos mimbres fui a Pueblo Inglés, cargado de paracetamol para el previsible dolor de cabeza y asustado pensando que quizá no entendería ni el primer saludo.

 

            No sé si he aprendido mucho o poco inglés; creo que podré constatarlo dentro de alguna semana, ahora mi cerebro y mi mente andan “digiriendo” toda la revolución lingüística ingerida en los últimos ocho días. Pero puedo afirmar, pleno de satisfacción, dos certezas: le he perdido el miedo al inglés y he conocido a una serie de personas de gran talla intelectual y moral que de no ser por este “encierro” hubiera sido del todo imposible. He sido capaz de modificar mi ángulo de visión del mundo, llevándolo a posiciones menos egocéntricas y etnocéntricas, confirmando que vivimos en un mundo en red, interconectados todos entre sí, sin que tenga por qué existir un centro de poder político, científico, de creación del pensamiento, de interpretación de la verdad; un mundo relativamente pequeño en el que las personas se mueven con facilidad y resolución, cambian sin pereza su casa de un rincón a otro del planeta (“mi casa está donde está mi ropa interior”, me dijo una inteligentísima y entrañable anglo durante una cena), deciden pasar una parte de su vida en otro hemisferio o en otro continente, mientras estudian, trabajan o disfrutan de su jubilación, y deciden también dedicar una parte de sus vacaciones o de su retiro a tareas de voluntariado.

 

            Hace apenas semana y media me hubiera sentido no sólo incapaz de hacerlo, sino siquiera de imaginarme realizando una presentación en inglés durante cinco o seis minutos, sin papel delante, ante una audiencia de hispanohablantes y anglohablantes. Más incapaz aún de defender un imaginario punto de vista sobre un aspecto de política o del ámbito de la empresa en una multi-conferencia, de solicitar o dar información por teléfono sobre lo divino y lo humano, y más incapaz todavía, de subirme encima de una silla para imitar ante el resto del grupo, con todo el respeto y cariño que he acabado sintiendo por él, a Davy, el Maestro de Ceremonias del Programa, uno de los líderes más genuinos y capaces con que me he encontrado en mi ya larga vida. Repito, no sé cuánto inglés he aprendido, cuánto habrá mejorado mi comprensión y mi capacidad de hablarlo, pero le he perdido el miedo por completo al monstruo, y he pasado la semana más intensa de trabajo, esfuerzo mental, cansancio intelectual y al mismo tiempo de gozo personal que recuerdo.

 

            Permitidme acabar esta reflexión mensual en mi Blog con una escueta mención llena de cariño, admiración y afecto a cuantos hemos compartido el “encierro” de Cazorla, en un orden aleatorio, entremezclando españoles y anglos, como continuamente hemos estado allí, en red, siendo todos protagonistas de nuestro propio éxito o fracaso, a sabiendas de que Brian y Davy tenían en sus manos bastante más responsabilidad pues dirigían el curso, pero nada podrían haber hecho si un solo nodo de la red no hubiera resistido el envite: Anita, Domingo, Crystal, Gloria, Jennifer, Nacho, Mandeep, Pedro, John, Elena, Penny, Silvia, Amanda, Alberto, Kelly, Luis Domingo, Vincent, Luis Carlos, Renné, María, Alan, Lola, Alison, Inmaculada, Stephen, Luis, Taylor, José Luis, Bob, Ismael, Sarah, Antonio, Andy, Pedro, Anne Mary, Raquel, Gonzalo, Jackie, Gloria M, Jenny, María Ángles, Pamela, Steve, José Luis O, y Tonny. Dos responsables, uno de Colorado y el otro de Irlanda del Norte, 23 anglos (la mayoría de Inglaterra, seis de Estados Unidos, desde Seattle hasta Florida, dos irlandeses, una canadiense y una australiana) y 22 españoles, que llegamos asustados y temerosos y salimos cansados, confiados y definitivamente satisfechos de haber decidido encerrarnos durante esta calurosa semana de julio en el Parque Natural de Cazorla, junto al nacimiento del río Guadalquivir. Thanks a lot.  

11 Comentarios

  1. admin
    Ago 11, 2012

    Por supuesto, querida Toñi, que puedes mencionar mi opinión en tu blog. Tres años después sigo recordando con muchísimo agrado aquella experiencia.

  2. Toñi
    Ago 10, 2012

    Hola Luis, estaba buscando oopiniones acerca de Pueblo inglés y me ha llevado a tu blog. Tu experiencia me parece fascinante.Cuandoo pueda, espera poder probarlo y tener mi propia oppinnión al respecto.
    Espero que no te importe que te mencione en mi blog, ya que me encuentro escribiendo un articulo sobre la organización. Un abrazo my fuerte

  3. admin
    Jul 11, 2012

    Rober, no sé por qué me llamas Julio pero da igual. La verdad es que el curso fue muy gozoso y práctico. A estas alturas yo no he requerido aplicar mucho el inglés en mi vida por lo que no puedo decir si mi evalaución a largo plazo es positiva o no. En una semana puedes recibir un impulso fuerte pero si luego no persistes en la práctica y el aprendizaje no servirá mucho. Digamos que en un camino de superación permanente es un buen empujón. Es un salto cualitativo. Espero haberte ayudado.

  4. Rober
    Jul 10, 2012

    Hola Julio, he estado buscando información acerca de este curso y esta inmersión y me ha gustado mucho tu analisis y tu experiencia. Ahora, en este momento, piensas que te ha servido para soltarte a hablar?, has notado mejoria?

    Gracias.

  5. Paloma
    Sep 20, 2009

    Luis, me has subido la adrenalina.
    Buscando opiniones del pueblo inglés he llegado a tu blog.
    El viernes empiezo mi semana en el pueblo ingles!
    Que ganas tengo.
    Aunque eso de subirme encima de la silla a imitar a alguien no se yo….

    Ya te contaré a la vuelta.

    Bye
    Paloma

  6. Curra
    Ago 4, 2009

    Como me alegro de que tu provision de paracetamoles volviera contigo en la maleta. ! Que entusiasmo ¡ y aunque no te han quedado palabras para el entorno, supongo que sería una maravilla.
    Enhorabuena

  7. Silvia
    Jul 29, 2009

    Eiiii!!!! yo estuve alliiiii!!!!
    Genial Luís, no lo podría haber descrito mejor!!
    Big big hugssss 😉

  8. Amanda
    Jul 29, 2009

    I’m so glad you had such a great experience – a mí también me encantó la semana en Cazorla. Hay que continuar con el esfuerzo enorme que hiciste y el próximo blog debería ser (¿estar) en inglés. Un abrazo desde Londres

  9. Adelaida
    Jul 29, 2009

    ¡¡Pues que bien!!
    Hacía años que no te recordaba tan entusiasmado por nada y encima teniendo que salir de casa y “viajando”. Leyendo tu texto llego a la conclusión de que “manejarte” en inglés ha sido lo de menos. ¡¡Felicidades!!

  10. Cristina
    Jul 26, 2009

    Hello,
    Qué lección de vida, ademas del inglés, es decir, que hay gente que viene de cualquier parte del mundo para enseñar su idioma de manera totalmente desinteresada…muy interesante!
    Asi que todavia mejor de lo que esperabas, estupendo.
    Y muchas gracias por acordarte de mi santo, que es una fecha que me encanta y aqui nadie lo entiende.
    Un abrazote

  11. PEPE
    Jul 26, 2009

    Saludos, Luís. Qué envidia me das! Me alegro mucho por tí, porque debe haber sido una experiencia muy enriquecedora. La inmersión es la mejor forma para acabar pensando en inglés y seguro que te habrá venido muy bien de cara al próximo curso.
    Bueno, espero que nos veamos pronto y me lo cuentes en persona…y por cierto, enhorabuena por tu blog.
    Un abrazo.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook