La República Independiente de Catalunya el día después

estelada-1

Soñemos. Supongamos que hemos sido capaces de llegar sanos y salvos a ese misterioso 9 de noviembre de 2014. Aceptemos que, por puro hartazgo y empacho, los españoles, gobierno central incluido, hemos decidido que sea legal la patochada de la consulta sobre el derecho a decidir y sobre si una parte de nosotros quiere quedarse en Estado o tomar la píldora. Que voten y boten; que voten de una vez y que boten con cuidado para que ese bellísimo triángulo isósceles de tierra al nordeste de la península ibérica no se hunda con las pataletas y las coces. Supongamos que votaron, botaron y salió niña: República Independiente de Catalunya. Ya es lunes 10 de noviembre de 2014. Y la niña pide teta y además hay que inscribirla en el registro civil.

Nace un territorio de 32.114 kilómetros cuadrados, el 6,3% del total del que se ha desgajado, con una población de 7.451.000 habitantes, el 16% de España, La Ladrona. Su distribución de grasa corporal no es nada equitativa: la antigua provincia de Barcelona, que ya no se llamará provincia, supone el 73,4% de población total de la nueva nación mientras su superficie solo representa el 24,1%; allí todos estarán muy calentitos. Pero las tres viejas provincias restantes, ocupando un 75,9 del espacio físico solo cuentan con el 26,4% de les bones persones: frío aterrador.

La nova i jove noia está más sola que la una: no pertenece a la ONU, ni a la OTAN, ni a la UE. Es una nació, sí, pero bastante desamparada. Es un cachuco de tierra acorralada por dos grandes potencias imperialistas: Francia y España, y por un paraíso fiscal de la señorita Pepis: Andorra. ¡También le baña el mar Mediterráneo por esto, scolti!

Y algo de muy poco interés para la genética de esta muchachita neonata, la pasta: ¿Qué pasa con la pasta? ¿Cuál sería su moneda? ¿El euro? Ah, no, no; quien se fue a Sevilla perdió su silla. ¿La peseta? Podría y debería ser pero, ¿cómo la van a llamar peseta si esa era la moneda de la madre opresora? Bueno eso tiene fácil arreglo, la llamarán “peseteta”, que suena mucho más propio. ¿Qué se devaluará rápidamente con relación al euro, al dólar, al yen y al yuan? Es seguro: los mercados de divisas son muy crueles con los advenedizos.

FCB-2012---2013-wallpaper_ENG_v1350898832

¡Pero no todo serán problemas, mire ustet, tenemos el Barca! Tranquilo Jordi, tranquilo, no lo había olvidado. Será la liga nacional más fulgurante del orbe: Messi, Cesc, Xavi, Puyol e Iniesta (con ficha de extranjero) jugando cada domingo con el Cornellá, el Masnou, el Manlleu, el Mollerusa y el Callella de Palafrugell. ¡Qué gozada! Vendrán desde Sudáfrica para disfrutar de esos partidos. Ah, ¿pero que no nos dejarán jugar con la liga española, con el Madrit y con el Athletic? No, ya les hemos dicho que quien se fue a Sevilla perdió su silla. Eso sí, si ganan su liga nacional podrán jugar la champions.

El comercio sí que se estimulará: España y el resto de los países de la UE serán terceros países para la República Independiente de Catalunya. ¡Pero esto no puede ser hombre! ¡Cómo va a ser! ¿Y el cava, y el textil, y la industria catalana de toda la vida? Terceros países; con todas sus trabas y dificultades. Bueno pero al menos nos seguirán enviando una parte de la recaudación del IRPF y del IVA, ¿no? Ya no será necesario. Ya tendrán ustedes su propio IRPF: impost sobre la renda de les persones físiques, y su propio IVA: impost sobre el valor afegit. Y todos aquellos otros que se quieran sacar de la manga: sus ciutadans estarán encantados en pagar impostes a la república.

Dejo para el final lo mejor del parto: la llengua, l´idioma. Siete millones de personas, oiga, el 0,1% del total mundial, hablando una lengua común que en pocos años acabará con la preponderancia del chino, el español (¡aparta Satanás!), el inglés y el hindi. Será obligatoria en todos los sistemas educativos del mundo desarrollado y acabará siendo vínculo común para el entendimiento de los todos pueblos del Planeta.

Definitivamente: ¡Visca la República Independent de Catalunya!

 

9 Comentarios

  1. PEP
    Jun 2, 2017

    Parece ser que estos catalanes no son tan listos como siempre se han vendido, y piensan algunos, que con la supuesta independencia de España van a vivir maravillosamente bien, con todos los problemas resueltos. Poco se paran a pensar los problemas de todo tipo que se le vendría encima, pero ellos están dispuestos a todo por aquello de que “SE JODA ESPAÑA”. Sólo, que si al final se cumpliera su sueño, nos joderíamos todos, pero ellos especialmente los primeros.

  2. cefas
    Sep 21, 2014

    Es triste pensar que esto pueda suceder, siento pena y lastima

  3. caruachi
    Dic 15, 2013

    ¿Y que pasará con el Sistema Métrico Décimal que España les impuso en 1849? ¿Y cual será su hora oficial que naturalmente será distinta de la de Madrid?

  4. Jutta Ploss Wächtler
    Dic 15, 2013

    ¿Porqué no se pregunta a TODOS los españoles si están
    dispuestos a renunciar a una parte de su territorio español?

    Jutta

  5. Antonio
    Dic 14, 2013

    El sueño catalán no es nuevo, hace ya más de un siglo que soñaban y algunos aún siguen soñando, pero los catalanes que no sueñan saben que no les traeria cuenta y no les reportaría ninguna ganancia, más bien al contrario; porque al final, oye, la pela es la pela y lo emotivo es muy bonito pero de eso no se come.
    Y tenemos aquì que viene un político, como no, y aviva las brasas que estaban muy tranquilas y muy bien en sus rescoldos y quiere pasar a la historia como el mejor atizador de marca catalana. Cuatro frases que toquen el órgano cardiaco y las sístoles y las diástoles se desbocan; unas palabras adecuadas y ya tenemos la independencia. Lo demás no importa, ¿para qué?
    Seremos pobres, seremos marginados, seremos olvidados pero independientes… y la culpa la tienen otros.
    Nuestro amigo Mas quiere pasar a la historia y pasará, pero parece que no le importa mucho si como triunfador o como fracasado.

  6. Jose
    Dic 14, 2013

    Si, todo perfecto, una puta ruína de país. Pero aunque el panorama resultante fuera ese, la mayoría quiere votar y eso se debería poder hacer. Y si el resultado fuera la independencia , ¿qué problema hay?, serían responsables los catalanes que votaron.

    Con el miedo no se cambia un sueño y eso parece que hay mucha gente en España que no lo quiere entender.

  7. maría
    Dic 14, 2013

    ya pasó otra vez y volvieron con el rabo entre las piernas ¡Qué mala memoria!

  8. Andres
    Dic 13, 2013

    La cosa es muy seria para tomársela en broma; si la monarquía no se pronuncia de modo rotundo contra una separación de esta provincia o cualquier otra, poco durará el Rey .
    La cobardía de nuestros gobernantes tanto de izquierda como de derecha presagian malos augurios para España.
    Volverán los viejos demonios.
    Quizás tenga que exiliarme como lo hicieron mis Padres después de la Guerra Civil.

  9. Jose
    Dic 13, 2013

    Muy bueno y ocurrente, lleno de humor. Lástima que pudiera ocurrir. Claro que…estamos ya tan hartos el resto de españoles de que nos estén chantajeando y dando la tabarra con sus ansias y exigencias que…mira, casi mejor que se vayan. Lo siento por los que quieren quedarse pero mira si han tenido tiempo de conseguir abortar esta situación. Y los empresarios?. Yo hace tiempo que procuro comprar productos españoles mirando en la etiqueta su procedencia. 🙂

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook