No somos idiotas

No somos idotas pero con nuestro silenco y aguante permitimos que nos traten como a tales

No somos idotas pero con nuestro silenco y aguante permitimos que nos traten como a tales

Historia larga, estrictamente cierta, salpimentada de humor como protector gástrico para los graves efectos secundarios que puede provocar la indignacón.

La Ley del Voluntariado de Andalucía (7/2001 de 12 de julio) establece el derecho de las personas voluntarias a disponer de una acreditación identificativa y el deber de utilizarla debidamente; a las entidades de voluntariado el deber de facilitársela y a la administración pública el de establecer medidas de apoyo financiero, material y técnico para ello. El BOJA de fecha 6-3-2009 publica la Orden aprobando el modelo de carné de la persona voluntaria y obligando a la Junta de Andalucía a su edición.

Las leyes para los "súbditos" no para quienes las dictan. ¿Democracia? ¿Justicia? ¿Igualdad?

Las leyes para los “súbditos” no para quienes las dictan. ¿Democracia? ¿Justicia? ¿Igualdad?

El 3 de septiembre de 2010 Horizonte le solicitó los carnés para su Voluntariado cumpliendo todos los requisitos establecidos por ella. La Consejería de Gobernación y Justicia acusó recibo de la solicitud con fecha 23 del mismo mes, Registro de General de Salida 05510, indicando que una vez comprobados los datos, -desconfianza ante todo-, los carnés serían remitidos a la entidad. Nunca más se supo.

Como nuevo Coordinador de Voluntariado de Horizonte me tomé este asunto en plan desafío personal, seguro de que dada mi tenacidad y paciencia lo conseguiría. Volví a iniciar todo el calvario: leí y releí la normativa, me puse en contacto con el servicio correspondiente de la Junta, me aseguré de la documentación que había que presentar, cómo y adónde había que enviarla, y el 22 de octubre, tres años después del intento anterior, remití carta, modelo oficial de solicitud, póliza de voluntariado anual y listado nominal de las personas voluntarias separadas por sexo: hay que evitar tentaciones.

Dejo pasar prácticamente un mes sin obtener respuesta alguna. El lunes 18 de noviembre llamo a la misma persona de la Junta en Sevilla que me había indicado todo lo que debía enviarle por correo. “¿Ah, no han recibido los carnés? Pues de aquí salió todo para Málaga el 29 de octubre”. “Deme por favor el contacto exacto en Málaga para poder aclarar la situación”, le digo. “Llame usted a JM, es el coordinador provincial para el voluntariado”. ¡Mi colega!, salté de alegría. Le llamé alborozado: “El teléfono móvil al que llama está apagado o fuera de cobertura”. Así durante todo el día. El martes por la mañana me afeité bien para dar mejor impresión aunque fuera por teléfono y dio resultado, JM contestó: “Ya, ya, pues aquí no tengo nada de ustedes”. “Mire bien, por favor, que su compañera de Sevilla me asegura que le envió todo el expediente revisado y aprobado el 29 de octubre”. “Ah, sí, aquí lo tengo. ¿Se los envío por correo?” “No, no, que vaya usted a saber dónde llegan, mejor paso yo mismo y así le conozco en persona. ¿Puede ser el viernes 22 a las 10.30 de la mañana?” “Vale, Luis, me lo apunto aquí para tenerlo preparado”. Comencé a cantar para mis adentros: feliz, feliz en tu día…

El viernes 22 de noviembre, acompañado de mi Presidenta y con nuestras mejores galas, estábamos en Alameda Principal 18. No fue fácil dar con JM pero lo conseguimos, bueno dar con él no, dar con su despacho: cerrado. Preguntamos por acá, preguntamos por allá (como los pajaritos). “Hoy no ha venido pero suban a la 3ª planta y allí les indicarán”. Subimos y contamos el motivo de nuestra excursión desde el pueblo a la capital. “Ya, es que hoy JM llegará un poco más tarde”. ¡Cielos!, me digo, “un poco más tarde” en el ámbito de la administración pública pueden ser días o semanas. “¿Por qué no le llamas y le preguntas?, por favor. Es que habíamos quedado con él y estábamos tan ilusionados”. Le llama: “Sí, sí, ya, sí, vale JM no te preocupes yo se lo digo”. “Miren, que llegará después de las 12, que se vayan y se los enviamos por correo certificado hoy mismo”. ¡Qué decepción! Presidenta y Vicepresidente vestidos casi de boda, toda una mañana de viernes dedicada a ello, ese aparcamiento facilísimo en el centro de Málaga… ¡y no hemos podido conocer a JM ni llevarnos los carnés al pueblo! ¡Qué le vamos a hacer! Paciencia y tenacidad.

Edificio de la Junta de Andalucía en Málaga: Alameda Principal 18. Mejor por fuera que por dentro

Edificio de la Junta de Andalucía en Málaga: Alameda Principal 18. Mejor por fuera que por dentro

Espero una semana completa porque sé que el correo es muy suyo y se toma su tiempo y si es certificado ya no digamos. El lunes 2 de diciembre puse el despertador antes de lo habitual, quería prepararme a fondo, desayunar bien, darme una buena ducha y de nuevo afeitarme con calma; estas cosas se aprecian mucho por teléfono. “Mira JM que no me ha llegado el correo certificado con los carnés que me prometiste hace 10 días”. “Bueno es que yo no me ocupo del correo pero lo compruebo y te llamo inmediatamente para decirte cuándo salió”. ¡Gracias, colega mío, tú sí que vales! Sólo las víctimas de desamor saben lo que se sufre cuando ese dichoso teléfono no suena y uno espera ansioso una llamada. Me estará poniendo los cuernos con otra asociación, pensé. ¿Qué hago? Llega la noche y yo no puedo acostarme con esta intranquilidad, con esta duda, con este sinvivir. ¡Ya está!, Facebook lo resuelve todo. Busco, rebusco y le encuentro.

Escribo tembloroso el mensaje. Textual: “JM perdona que insista molestándote por este medio pero he prometido a “mis voluntarias” de Horizonte que antes de acabar este año tendrán sus flamantes carnés de la Junta de Andalucía. Aproveché la Convención del pasado 13 de noviembre para hacerles fotos a todas (el 90% son mujeres). Si te resulta complicado enviármelos por correo, me acerco a Málaga y lo recojo en persona y así nos conocemos. Es vital para mí en este momento. Perdona y gracias. Un cordial saludo. Luis-Domingo López, Coordinador de Voluntariado de la Asociación Horizonte-Marbella”. Eran las 20.18 del lunes día 2. Estuve en vela toda la noche con los ojos clavados sobre la pantalla del portátil. A las 8.46 del martes, ¡albricias!, me responde: “El paquete está preparado. Lo dejo aquí. Avísame antes de venir para poder vernos. Si no coincidimos preguntas por R, ella tendrá el paquete. Un saludo”. No me ha puesto los cuernos, fui un ingrato al sospecharlo. ¡Perdóname JM, perdóname Junta de Andalucía!

Las mañanas de los días siguientes estaban ya en mi agenda saturadas de compromisos inaplazables. “Paqui”, le dije a nuestra eficaz secretaria administrativa, “te concedo el privilegio de conocer en persona a mi colega provincial y de recibir en tus blancas manos el tesoro que llevamos tres años esperando: los carnés de nuestro Voluntariado”. Paqui se va a Málaga el miércoles 4 de buena mañana con la información exacta para no volver a errar el viaje. A la 1 de la tarde suena mi móvil: ¡Paqui! Por fin me dará la buena nueva y saldré a la calle a gritársela a los cuatro vientos, pienso. “Luis salgo ahora de Málaga, JM no está disponible, R está de vacaciones, ML tras varios intentos me ha atendido, ella no tiene el paquete ni sabe dónde está, me ha dicho que le deje mi teléfono y ya nos llamarán para venir a recogerlo con cita previa”. ¿Cita previa a estas alturas? Me consta que Paqui se tomó un tiempo y un café antes de llamarme, ella es muy mirada. Yo lo fui menos: ¡Que se metan los carnés por el culo!, le grité; quizá me hubiera oído sin necesidad de teléfono. Las personas que estaban en la oficina bancaria en que me encontraba quisieron darme agua del Carmen para calmarme pero fue inútil, me brotaba espuna por la boca.

He intentado provocar una sonrisa con este relato tristemenete real. Los políticos y los funcionarios se extrañan del desafecto que los ciudadanos les tenemos. Desafecto es un regalo comparado con lo que buena parte de ellos merece. Los ciudadanos no necesitamos que ellos nos quieran, nos conformamos con que nos respeten, para eso les pagamos, les soportamos y cumplimos la ley.

Carné de Horizonte para el Voluntariado. Anverso

Carné de Horizonte para el Voluntariado. Anverso

En realidad, una vez más un hecho inaceptable y chusco ha sido providencial. Han pasado tres días (un laborable y dos festivos) desde esta enorme decepción/indignación pero el Voluntariado de Horizonte tendrá su carné antes de que acabe el año, tal como les prometí. Y tendrán un carné espléndido, aquí está el diseño emitido por una entidad seria, responsable y decente a la que le sobra dignidad para cumplir no solo la ley sino su propia palabra. Pero eso no arregla la desvergüenza, caradura y despilfarro de nuestra administración andaluza: ¡Indignante!

Carné de Horizonte para el Voluntariado. Reverso

Carné de Horizonte para el Voluntariado. Reverso

Carné de Horizonte para los miembros colaboradores. Anverso

Carné de Horizonte para los miembros colaboradores. Anverso

Carné de Horizonte para los miembros colaboradores. Reverso

Carné de Horizonte para los miembros colaboradores. Reverso

 

 

 

4 Comentarios

  1. Jose
    Dic 9, 2013

    Todos sabemos que los funcionarios son una casta especial como otras muchas, taxistas por ejemplo. Cierto es que hay honrosas excepciones que nos sorprenden cuando nos atienden con una sonrisa y amabilidad. Doy fe de ello. Existen. Lo peor de todo no es que las administraciones nos traten como quieran, no, lo peor es que no tomemos conciencia de ciudadanos y contribuyentes y exijamos nuestros derechos. A quien le suena “en esta ventanilla no es, tiene que ir a otra” . De pena.

  2. Salvador
    Dic 9, 2013

    Soy funcionario en excedencia. Ahora trabajo en el mundo privado. Siento enormemente lo que ha ocurrido y me avergüenzo de ello, aunque tenemos que reconocer que dentro de los funcionarios hay buenos profesionales, pero que por culpa de la administración se han maleado, aburrido, quemado, y descargan su tedio y aburrimiento contra los usuarios. Es bochornoso y creo deberías comunicarlo a instancias superiores. Quien es el superior en este caso. Hazlo saber y que caigan cabezas si es necesario. Muy bien por todo lo que haces. Saludos

  3. Andres
    Dic 8, 2013

    Luis, has hecho bien en mandarlos a la puñeta ,por no decir otra cosa mas olorosa.
    Nosotros, los voluntarios, no necesitamos el carnet de la Junta de Andalucia; el nuestro es mucho mas valioso y casi seguro mas bonito.

  4. Adelaida
    Dic 8, 2013

    Soy economista, doctora en publicidad y me presenté a un concurso público, de esos a los que se puede presentar todo el mundo si tiene los estudios necesarios y no sólo los amigos de los políticos. Todos los funcionarios somos empleados públicos pero todos los empleados públicos no son funcionarios. Sería bueno empezar a diferenciar.
    Como funcionaria y servidora pública, me avergüenza profundamente tu historia.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook