OCTUBRE: CAJA DUERO, CUANDO UN RÍO SE CRUZA EN TU VIDA

p9140149            Hace unos meses la entidad de ahorro de la vieja Castilla lanzó una original campaña publicitaria en la que preguntaba a España entera: “¿Qué ocurre cuándo un río se cruza en tu vida?”. Parece ser, según algunos Blogs que circulan por ahí, que debido a la cantidad de chanzas que se generaron respecto al lema publicitario, Caja Duero lo retiro del mercado antes de lo previsto. No me extraña porque cuando una institución o empresa hace cosas que no son admisibles una pregunta así puede provocar efectos indeseados.

 

            Para no añadir ni quitar nada que no le haya dicho ya al servicio de atención al cliente de dicha entidad, reproduzco aquí textualmente la carta que les he dirigido hace unos días. Con ello os animo a reclamar siempre que os sintáis agredidos por alguno de los “agentes sociales”. Vosotros mismos podréis responder a la inoportuna pregunta publicitaria y llegar a la conclusión de que cuando un río se cruza en tu vida… puede llegar a ahogarte si sus aguas bajan turbulentas. Prometo manteneros al tanto del resultado de la reclamación (ver nota al pie del artículo). Y prometo también afrontar el apasionante tema del “coste de oportunidad” en mi artículo del próximo mes.

 

Caja Duero – Servicio de Atención al Cliente
C/ Isabeles 1-3, 2º
37002 Salamanca

 

Distinguidos señores:

Como afectado por el concurso de acreedores de AFINSA, decidí hacer uso de la oferta del Gobierno de España, por medio del ICO, para obtener un préstamo libre de interés y a un plazo de 5 años. Necesariamente debía tramitarse a través de determinadas entidades financieras firmantes del acuerdo. Elegí para ello Caja Duero y formalicé notarialmente el préstamo el 6 de agosto de 2008 por importe de xxx € y vencimiento único a 60 meses.

Antes de tramitar esta operación, la Entidad me obligó a abrir una cuenta en la que se abonaría su importe. Pedí un tipo de cuenta que no acarreara costes puesto que el único fin que le daría es la formalización de esta ayuda financiera del Gobierno. Se me informó de que la más económica era la Cuenta de Ahorro Ordinario en la que, manteniendo un saldo medio no inferior a 350 €, sólo llevaría acarreada una comisión semestral de 2,50 €. Me incomodó el hecho de no poder disponer de la totalidad del préstamo y a pesar de ello afrontar un coste semestral pero lo acepté.

El 31 de julio de este año 2009 se me cargó en la cuenta una comisión semestral de 18 €. Tras diversos intentos telefónicos y por correo electrónico, sin resultado alguno, para que se me retrocediera el cargo indebido por cuanto yo seguía manteniendo el saldo por encima de los 350 € requeridos, me presenté en la sucursal con el deseo de cancelar la cuenta. Después de varias llamadas telefónicas a diversos departamentos, se me indicó que no podía cancelarla por estar vinculada a una operación de crédito con vencimiento el 6 de agosto de 2013. En cuanto a la comisión cargada me advirtieron que era correcta porque el saldo para seguir pagando sólo 2,50 € al semestre había pasado a ser de 500 €, lógicamente sin previo aviso al afectado.

Insistí en la absurda situación de que una ayuda financiera del Gobierno, exenta de coste, a afectados por una presunta estafa que está en proceso judicial, se convierta, por decisión unilateral de la Entidad a la que sin alternativa posible hay que acudir para formalizarla, en una operación con un coste nada desdeñable: 36 € de comisión anual (por el momento) durante 5 años representa en mi caso el x% de coste sobre la ayuda recibida.

Por ello, solicito de esa Entidad:

1)      Que se me permita cancelar la cuenta xxx con el compromiso firme por mi parte de reintegrar a su vencimiento el 11 de agosto de 2013 los xxx € del préstamo obtenido del ICO a través de Caja Duero.

2)      Alternativamente, y si ello no es posible, que se me exima de pago periódico alguno por gastos de mantenimiento o administración de dicha cuenta ya que no soporta movimientos ni correspondencia y por lo tanto no se justifica tal coste sólo por su registro en una base de datos electrónica.   

Muy atentamente.

Luis-Domingo López

p6020441NOTA: Con fecha 6 de noviembre, Caja Duero contesta a mi reclamación: tras cuatro párrafos de justificación al cobro de las comisiones, añade dos párrafos que son los que realmente tienen enjundia para el caso: ordenan devolverme las comisiones cobradas hasta ahora y eximen a mi cuenta de soportar comisiones en el futuro, dadas sus características de ser soporte de una operación del ICO. 

Por lo tanto: la reclamación valió la pena y agradezco al Servicio de Atención al Cliente de Caja Duero que la hayan atendido. Prometí informar del final de la historia y así lo hago.  

3 Comentarios

  1. Ramón
    Nov 23, 2009

    OEEEEEEEEEEEEEEEHHHHHHHHHHHHHHH!!!!
    Una vez más, y es de las menos, David vence a Goliat. Mi más sincera enhorabuena. Me imagino la cara que se le habrá quedado al Director de tu sucursal.

  2. Ramón
    Nov 11, 2009

    Me temo que tu escrito haya acabado en el “archivo definitivo” de Caja Duero.
    El siempre sufrido usuario tiene la “obligación” de constatar en el tablón de anuncios de la entidad el listado de las comisiones, tipos de referencia etc etc. Y ahí perdiste el salto al no mirar dicho tablón. Muchas veces, la desidia de los empleados hace que no esté actualizado y entonces es obligatorio interponer la hoja de reclamaciones reglamentaria. Y lo tendrías ganado.
    De todas formas, y como bien sabes,la potestad de devolver la comisión es del director de tu sucursal, que está perfectamente aleccionado para no hacerlo, dicha sea de paso, ya que el monto del cobro de comisiones forma parte de los objetivos marcados. Y no olvidemos que el cumplimiento de objetivos les supone un dinero extra al final del año…
    Y digo yo, querido Luis, que está bien, y es lógica y decente, la denuncia pública, pero ¿tanto problema supone mantener 150 euros más de saldo medio?
    Ya, ya sé que no, que es por principios. Te ennoblece la lucha contra tamaña injusticia, pero no olvides que Don Quijote salió bastante dañado de su ataque a los “gigantes” molinos…

  3. Jose Rodriguez
    Oct 19, 2009

    Todos los clientes de entidades bancarias deberían seguír tu ejemplo de notificar al servicio de atención al cliente, las quejas y tropelias sufridas, y solo comentadas, generalmente, en el entorno cercano. Este es el paso previo exigído por el servicio del Banco de España para atender las reclamaciones de los usuarios de las mismas.Es insufríble las altas comisiones que cobran y mas en este caso, en el que tienen al cliente prisionero. No tiene perdón que nos inunden de ofertas y publicidad no deseada, y la información importante no la comuniquen. De pena….

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook