Para pensar en vacaciones de Semana Santa (por Adelaida)

Adelaida vuelve a acordarse de los lectores de este Blog y deja un nuevo artículo en su Isla, éste:

Ahora que se aproxima la Semana Santa, desde la playa o la montaña, desde la contemplación de un Paso o desde el calor de la chimenea, sería bueno que aprovecháramos unos instantes para mirar hacia dentro, nosotros que tanto miramos hacia afuera. No se trata de entrar en trance ni de alcanzar la vena mística, solo de hacer un pequeño descanso en el camino y hablar un rato con nosotros mismos.
Como tenemos poca práctica, mi amiga Concha me envía un correo que nos puede resultar de ayuda.
En la India se enseñan Las cuatro leyes de la espiritualidad:

La primera dice:
“La persona que llega es la persona correcta“, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice:
“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.
Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.
La tercera dice:
En cualquier momento que comience es el momento correcto“.
Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.
Y la cuarta y última:
“Cuando algo termina, termina”.
Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llega a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!

3 Comentarios

  1. Adelaida
    Abr 5, 2010

    De vuelta de la isla y de la santa semana.
    Como os propuse, he reflexionado y he llegado a la siguiente conclusión, sobre las reglas espirituales que os propuse como vía de meditación:
    La persona que llega es la persona correcta.
    Pues seguramente si. No podemos negar que de todas las personas que conocemos, aprendemos cosas, unas son una fuente inagotable de conocimientos para la vida, otras nos ayudan a reflejarnos en ellas para saber lo que no debemos ser o lo que no debemos hacer, otras llegan para ayudarnos en momento difíciles, de todas se aprende y si escucháramos mas y fuéramos mas autocríticos, aprenderíamos mucho mas.
    Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido.
    Aquí tengo mis dudas, aunque reconozco que es mi ego quien se niega a aceptarlo.
    Por esta regla de tres aceptaríamos con naturalidad hechos y situaciones que están en el código penal.
    Debo reconocer, sin embargo, que no creo en las casualidades, para mi solo existen las causalidades. Cuando analizo los hechos que acontecen en mi vida, siembre encuentro, siempre, un hecho anterior que ha propiciado el último. Igual es verdad que lo que sucede es lo único que podría suceder.
    ¡¡Lastima!! Algunas iglesias, que no religiones, utilizan con mucha frivolidad este principio para someter a los fieles.¿Verdad Ramón?
    En cualquier momento que comience, es el momento oportuno.
    Pues ya veis, si que creo en esta máxima. Cuantas veces he comenzado a leer un libro y me ha parecido un peñazo, años después ha caído de nuevo en mis manos y me ha parecido fantástico, ese era el momento y así me ha pasado con personas y enseñanzas de todo tipo.
    Cuando algo termina, termina.
    Aquí si que estoy de acuerdo de principio a fin.
    Sabemos que debemos tomar una determinación sobre una relación afectiva, laboral, familiar e incluso sobre un problema de salud pero por pereza, presiones afectivas, sociales o económicas, vamos posponiendo el final y mientras, nos hacemos polvo a nosotros y a los que nos rodean. Seamos valientes, tomemos decisiones en su momento.
    Estas han sido mis reflexiones en esta Semana Santa.
    Gracias a todos por vuestros comentarios.
    Adelaida.

  2. Ramón
    Mar 30, 2010

    Ilustre Adelaida:
    La India cambió mi percepción de la vida. Junto a mi equipaje traje de vuelta mi profundo ATEISMO. Las Leyes de la espiritualidad reflejan fielmente la manipulación a la que es sometida la paupérrima casta de los intocables (subdividida en cuarenta y tantas castas) para aceptar sin rebelarse su nula calidad de vida.
    Espero que un comentario tan corto sea objeto de tu aprobación.
    Ramón

  3. Pepe
    Mar 28, 2010

    Estimado Luís…buena reflexión, me encanta la filosofía hindú o más bien, su forma de vivir la religiosidad y la espiritualidad…esa forma de buscar la armonía con uno mismo y con el resto de la existencia. Y sobre todo, no intentar reivindicar la exclusividad sobre la verdad, no dogmatizar…deberíamos de aprender mucho de ellos aquí en Occidente, en ese sentido.
    Creo que en el caso de que exista un dios, te acercan mucho más a él esas cuatro Leyes de la Espiritualidad que todas las doctrinas de nuestras grandes religiones monoteístas…

    Por último te dejo esta cita que también me parece una buena guía de espiritualidad…

    Nosce te ipsum
    * “Conócete a ti mismo y conoceras al universo y a los dioses” (Traducción latina de la máxima griega inscrita en el Templo de Apolo (Delfos)).

    Un abrazo. Y feliz Semana Santa (Hay que celebrarlo todo)

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook