PLAN BOLONIA.- Una aproximación a la utopía

(Informe de la Comisión de CAVP I-UCM)

 

Introducción.

 

El Espacio Europeo de Estudios Superiores (EEES), conocido como Plan Bolonia, ha generado incertidumbre y desconcierto entre alumnos y profesores.

 

El intento de homologar y homogeneizar los estudios universitarios en toda Europa tiene su primer e importante desajuste en la concepción que se ha seguido en nuestro país a la hora de diseñar los planes de estudio.  La mayoría de las universidades europeas han estructurado el Grado en tres años y el Master o curso de especialización, en dos. En nuestras Universidades se ha optado por un Grado de cuatro años y un Master de un año. Esto supone una disminución substancial en el nivel de especialización que alcanzarán nuestros alumnos. En el futuro la capacidad profesional de los titulados superiores europeos y su competitividad, vendrá definida por su grado de especialización, lo que coloca a nuestros universitarios en clara desventaja respecto a otros titulados superiores europeos

 

Nuevo modelo pedagógico

El Plan Bolonia no es un simple cambio de plan de estudios, es la implantación de un nuevo modelo docente, en el que el alumno es el centro de todo el proceso.  La atención personalizada, la evaluación continua, la formación individualizada, la búsqueda de la especificidad en los contenidos,  la especialización, etc., son herramientas pedagógicas del nuevo modelo docente. Esta propuesta, que supone una  mejora sustancial de los sistemas docentes actuales, exige una importante inversión en profesores, medios, instalaciones, etc., y un cambio en la mentalidad de profesores y alumnos.

 

El Plan Bolonia está diseñado para ser implantado siguiendo unos parámetros precisos. Si alguno de ellos no se cumple, la eficacia del proceso puede ser nula, e incluso negativa para el alumno, por ello, todo lo que no sea posibilitar ese cambio acercándolo al modelo original, es desvirtuar la propuesta e incluso cometer un fraude al alumno.

 

 

Dimensión docente del Plan Bolonia:

 

Créditos:

Analicemos la dimensión docente que tienen las asignaturas del Plan Bolonia:

 

Las asignaturas Obligatorias tienen 6 créditos ECTS.

            1 ECTS = 25horas dedicación alumno.

            6 ECTS x 25 h. = 150h dedicación alumno

La valoración del trabajo del profesor es equivalente a la del alumno, criterio válido para grupos de 30, pero inadmisible para grupos de 100 alumnos, sobre todo en lo que concierne al seguimiento personalizado, tutorías y prácticas.

 

           

 

Grupos de alumnos 

Bolonia contempla grupos de 30 alumnos. El diseño del modelo educativo y su metodología se basan en módulos de esa magnitud, por lo que su implantación, desarrollo y adecuado funcionamiento depende, de manera determinante, de que ese requisito se cumpla.  

 

Las aulas de Grado en CCII no tendrán 30 alumnos por clase, como se recomienda en el EEES, sino 100 estudiantes. Es decir, cada profesor tendrá mas del triple de estudiantes. Este incremento, aunque va en detrimento de la calidad de la enseñanza, puede asumirse en las clases presénciales, pero de ninguna manera para las tutorías personalizadas y las actividades prácticas.  

 

Prácticas

Las actividades prácticas sólo se pueden llevar a cabo con grupos reducidos de alumnos. Los 100 alumnos de las clases presénciales hay que dividirlos, al menos, en 4 grupos de 25, que a su vez se subdividirán y organizarán en subgrupos de 5 ó 6 alumnos. Esta  circunstancia aumenta considerablemente la dedicación del profesor, por ello los créditos ECTS asignados a prácticas deben ser multiplicados por CUATRO.

 

 

 

Tutorías

Hacer el seguimiento personalizado del alumno y llevar una carpeta con todos sus trabajos y tutorías, es un requisito fundamental para el desarrollo pedagógico y la evaluación continua que propugna el modelo Bolonia. Esto supone que el profesor debe reunirse con todos y cada uno de sus alumnos, varias veces a lo largo del curso. Si un profesor invierte al menos quince minutos por alumno y tema (100 alumnos por 10 ó 13 temas de una asignatura), dedicará, sólo en tutorías, en torno a las 300 horas lectivas.

Solo para cubrir las tutorías el profesor dedicaría la práctica totalidad de su obligación docente

Con grupos de 100 alumnos, consideramos imprescindible que todos los créditos ECTS dedicados a tutorías  o a cualquier otra actividad que suponga un trabajo personalizado o con grupos reducidos de alumnos, se valoren DOBLE, de cara  a la dedicación del profesor.

Si este supuesto lo aplicamos al resto de grupos y asignaturas de los tres ámbitos docentes del Plan Bolonia, es fácil deducir que el modelo es absolutamente inviable, en la situación actual.

 

 

Supuesto de dedicación BOLONIA: (Grupos de 30 alumnos)

Asignaturas Obligatorias SIN créditos prácticos

                                               Dedicación horas: Alumno / Profesor

            Clases presénciales (2 ECTS)            50                    50

            Tutorías y otros       (4 ECTS)                     100                  100

                        Total (dedicación horas)                150                  150

 

           

 

 

 

Supuesto de dedicación PROPUESTO: (Grupos de 100 alumnos)

 

Asignatura de Grado Obligatorias SIN créditos prácticos.

                                   Dedicación horas: Alumno /   Profesor

            Clases presénciales  (2 ECTS)           50                     50

            Tutorías y otros       (4 ECTS)         100      (100×2) 200

                Total (dedicación horas)            150                    250 (*)

                                  

(*) Supera las 240h. (Dedicación de un profesor a tiempo completo)

 

 

Asignatura de Grado Obligatorias CON créditos prácticos.

Dedicación horas: Alumno /   Profesor

            Clases presénciales  (2 ECTS)           50                     50

           Prácticas                  (4 ECTS)         100      (100×4) 400

    Total (dedicación horas)            150                   450 (*)  

 

(*) Supera las 240h. (Dedicación de un profesor a tiempo completo)

Incluso en el supuesto de que a las 240h lectivas del profesor se le sumaran las horas dedicadas a tutoría (alrededor de 180h anuales), sin aplicarles coeficiente reductor alguno, la dedicación de un profesor a tiempo completo no sería suficiente para cubrir la docencia de un grupo de una asignatura con créditos prácticos.

           

La carga docente de nuestro Departamento en Grado, aplicando la MÁXIMA dedicación posible de los profesores, será:

 

Comunicación AV. La mayoría de las asignaturas tiene créditos prácticos.

14 asig. Obligatorias, (con 3 grupos cada una) =    42 PTC

7 asig. Optativas, (con 2 grupos cada una)     =     14 PTC

 

Publicidad. (Casi todas las asignaturas tienen créditos prácticos)

14 asig. Obligatorias, (con 3 grupos cada una) =      42 PTC

8 asig.  Optativas, (con 2 grupos cada una)     =    16  PTC

           

Total PTC (Profesores Tiempo Completo)  =     114 PTC

 

No hemos podido evaluar la carga docente que se generará en los otros dos niveles, es decir, en el Magíster y el Doctorado, ya que aún no están definidos suficientemente.

 

 

Situación del profesorado ante el Plan Bolonia

El Plan Bolonia conlleva un importante cambio en el modelo educativo actual. La nueva situación obliga al profesorado a realizar  un significativo esfuerzo para formarse, desarrollar nuevos  hábitos de trabajo y adaptarse a las innovadoras propuestas pedagógicas que se apoyan, en gran medida, en el uso de las nuevas tecnologías.    

 

La mayoría del profesorado desconoce cómo debe preparar los materiales de las nuevas asignaturas: temarios,  programas, métodos de evaluación… No existe ni un modelo ni un criterio común para confeccionar todos estos elementos que son fundamentales para el adecuado desarrollo del nuevo modelo educativo.

 

Dedicación.   

Todos los estamentos universitarios son conscientes de que la implantación del Plan Bolonia supone un aumento muy considerable en la dedicación que el profesor tiene que prestarle a cada asignatura y al alumno. Este incremento es absolutamente inabordable con las plantillas actuales. En estos       momentos la mayoría de los profesores están al límite de sus obligaciones contractuales e incluso algunos las superan.

 

Preparación de materiales: Grado, Doctorado, Magíster.

El Plan de Bolonia contempla tres ámbitos docentes claramente diferenciados (Grado, Magíster y Doctorado), que, según indican, deben tratarse de modo distinto. Si los profesores tienen que desarrollar su docencia en todos ellos, tendrán que elaborar sus materiales ateniéndose a las normas y peculiaridades de estos tres ámbitos educativos diferentes, lo que supone un esfuerzo considerable.

 

Nuevas Tecnologías.

Las nuevas tecnologías y en especial el Campus Virtual de la UCM no agilizan el trabajo ni supone un ahorro de tiempo para el profesor. Todo lo contrario supone una carga extra y conlleva un gasto mayor de tiempo que en muchos casos no favorece el aprendizaje del estudiante.

 

Medios e instalaciones.

Es conveniente conocer las condiciones en las que el profesorado desarrolla su actividad docente. En la actualidad los medios son muy escasos y las instalaciones bastante deficientes. Gracias al voluntarismo de los profesores se superan las múltiples  dificultades que se dan en el desarrollo de nuestro trabajo diario. El modelo educativo del Plan Bolonia requiere más medios y mejores instalaciones, y si a los profesores y alumnos no se les facilita lo que necesitan para desarrollar su actividad docente difícilmente se podrán alcanzar los objetivos previstos. En la situación actual es absolutamente imposible la implantación del Plan Bolonia.

 

Instalaciones, equipamiento y personal de apoyo necesario.

La Universidad Complutense y la Facultad de Ciencias de la Información en concreto, no cumplen ni disponen del espacio ni equipamiento necesario para realizar correctamente la incorporación al EEES. En la actualidad los platós de televisión, fotografía y radio no reúnen las condiciones básicas para realizar en ellos unas prácticas reales. Algunos de ellos rozan la insalubridad y son demasiado pequeños para albergar a todos los alumnos.

Para el adecuado desarrollo de las carreras de Publicidad y Comunicación Audiovisual es necesario aumentar todo tipo de instalaciones: despachos, aulas, platós, estudios de radio… y disponer del personal de apoyo necesario para mejorar la docencia y optimizar el uso de las instalaciones.

 

 

 

 

Adecuación de los edificios a las nuevas necesidades de utilización.

 

Despachos:

No se dispone de despachos suficientes, ni de mesas, ni sillas, ni ordenadores. Lo habitual es que exista un despacho con tres mesas, tres sillas y un ordenador para cada cuatro profesores. Es decir, es inviable que se puedan realizar tutorías en grupo o tutorías de varios profesores a la vez.

Es importante que los despachos se adecuen a las necesidades de tutorías y que los profesores que los ocupan programen sus horarios de forma que no se solapen, por lo demás, fuera de los tiempos de tutoría los profesores deberíamos tener espacios comunes en los que poder trabajar.

 

         Aulas.

Las aulas no tienen los elementos necesarios para impartir la docencia que se exige en el EEES. No están preparadas para las nuevas tecnologías donde los alumnos puedan conectarse a Internet (la conexión es, en el edificio nuevo, algo mejor pero casi imposible en el antiguo), tampoco pueden usar portátiles (no hay red eléctrica para el uso de ordenadores por los alumnos) Algunas aulas disponen de un ordenar antiguo y obsoleto que no puede utilizarse.

 

En muchas aulas todavía no hay micrófonos útiles ni equipamiento básico, y en algunos casos se imparte clase en aulas sin ventilación y sin iluminación natural, e incluso, a veces faltan sillas para los alumnos.

 

Espacios de prácticas.

Las instalaciones y equipamiento existentes para llevar a cabo las actividades prácticas en el ámbito de la fotografía, cine y televisión,  que requiere el Plan Bolonia, son insuficientes, se han quedado antiguas y están completamente desfasadas en cuestión de tecnología y nuevas aplicaciones, además carecen del personal de apoyo necesario para el desarrollo adecuado de la docencia y la optimización del uso de las instalaciones.

 

La falta de equipamiento para la formación del alumnado en nuevas tecnologías y en tecnologías audiovisuales y publicitarias, es aún más dramática. Nuestra Facultad carece de los recursos y equipamientos mínimos para hacerlo. Actualmente los profesores deben hacer un esfuerzo importante para conseguir que los alumnos realicen unas prácticas básicas y lleven a cabo pequeños proyectos. La mayoría de estos trabajos son costeados íntegramente por los alumnos.

 

Investigación.

En el plan de Bolonia y sobre todo en los acuerdos del Espacio Europeo de Educación Superior EEES, se insiste en que el profesor universitario es sobre todo un investigador. Sin embargo, esto no se ha visto reflejado en ningún aspecto en las nuevas propuestas de la UCM para la incorporación de los nuevos planes de estudio o de las nuevas contrataciones.

En Europa y en EEUU existe la figura del profesor-investigador que no tiene carga docente fija. Esta figura es la que dinamiza y ayuda a los profesores con más carga docente. En la UCM todos los profesores tienen carga docente, salvo altos cargos, y deben combinar su docencia con la investigación. El profesorado no dispone de tiempo para realizar estudios, publicaciones o textos, ya que invierte todo su tiempo en el aula o en la preparación de las clases.

 

Los planes del EEES se han realizado premiando el modelo de Ciencias Experimentales y los estudios y publicaciones anglosajonas. Por lo cual los estudios humanísticos, centrados en ámbitos hispanos han quedado desprotegidos y no son considerados “investigación”. En el área de la Comunicación Audiovisual y de la Publicidad, la situación es aún más sangrante ya que no se reconoce como investigación los trabajos audiovisuales ni la creación publicitaria ni cinematográfica.

 

Formación.

Para desarrollar el modelo de Bolonia es imprescindible poner en marcha un plan de formación en nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC) para los profesores. La Universidad Complutense (UCM) ha realizado cursos y seminarios de formación para que los profesores se adapten al nuevo modelo educativo. Estos cursos y charlas se acompañaron también de un programa de ayudas a la innovación docente. Ambas medidas son extraordinarias pero desgraciadamente muy insuficientes. La mayoría de los profesores no pudieron asistir a estos cursos y ayudas a la innovación docente e incluso, en muchos casos, ni siquiera se tuvo conocimiento de los mismos.

 

Si bien en la UCM se han llevado a cabo iniciativas importantes para la incorporación de las Nuevas Tecnologías en la enseñanza, lo cierto es que han sido insuficientes y el profesorado se siente desmotivado, perdido y sin los recursos necesarios para realizar los cambios. La situación más generalizada en la Universidad Complutense, y en concreto en el departamento del CAVP 1, es que el uso del correo electrónico, el servidor del Campus Virtual, se realiza siempre desde ordenadores privados y no desde la propia universidad. Es decir, cualquier avance tecnológico supone en primer lugar un gasto económico por parte del profesor que es el que debe costearse todo el hard-ware y la mayoría del soft-ware. Además en el Campus Virtual, el servicio de correo electrónico funciona con irregularidad siendo frecuentes sus colapsos y sus caídas. En el  aula las nuevas tecnologías se resumen a un ordenador en algunas aulas. Ordenadores con procesadores y tecnología absolutamente obsoletas. 

 

 

Proyección profesional.  Movilidad e intercambios internacionales.

Uno de los aspectos esenciales del EEES es la movilidad de los profesores universitarios. Sin embargo, esta movilidad es completamente ficticia ya que no se dispone de programas reales ni de ayudas económicas serias para poder realizar estos intercambios o estancias en el extranjero.

 

 

Defensor del profesorado

Una vez que el alumno ha sido protegido con el defensor del alumno y en un futuro próximo por el Estatuto del estudiante, los departamentos de ayuda a alumnos extranjeros, las asociaciones estudiantiles, etc. Parece necesario que el profesor esté también protegido de los excesos de los alumnos o de otros docentes. Sería interesante que se plantease la creación de un Defensor del profesor como existe en otros ámbitos.

           

 

 

Remuneración.

En nuestro departamento la mayoría de los profesores cumplen al máximo las dedicaciones que contemplan sus contratos e incluso, en algunos casos, se superan. Además hay que tener en cuenta que la remuneración de los profesores de la Universidad española es una de las más bajas de Europa, sólo Polonia está por detrás de nosotros. Un profesor en España cobra la mitad que en Holanda, Dinamarca, Reino Unido, e incluso menos que en Portugal donde el coste de la vida es un 25% inferior. Por otra parte, alrededor del 25% de los profesores de nuestro departamento tienen contratos con retribuciones muy bajas, por ejemplo:

 

Los profesores asociados 6+6, 4+4 y 3+3, cobran como máximo unos 600 euros y hay trece profesores con esta dedicación.

Los profesores titulares interinos cobran alrededor de los 890 euros, y hay cinco en el departamento.

Los profesores ayudantes cobran en torno a los 1.200 euros. Hay tres profesores en esa situación.

 

Sería imposible, por tanto, incrementar la dedicación de la plantilla actual para implantar el Plan Bolonia. Con estas retribuciones tan exiguas no se les puede exigir mayor esfuerzo del que ya hacen.

No se trata de solicitar un sueldo elevado sino simplemente digno. Es frecuente que los jóvenes profesores ganen menos como docentes que como becarios de investigación o como becarios pre doctorales. La situación económica de los docentes es sin lugar a duda deprimente.

 

                                                                                                                         

 

La implantación del modelo docente que propugna el Plan Bolonia supone un importante aumento en el número de profesores y una sustancial mejora en sus condiciones de trabajo: medios, instalaciones y remuneración. (*)

 

 

(*) En este informe no se han evaluado las necesidades docentes que se generarán en los otros dos niveles, es decir, en el Magíster y el Doctorado, ya que aún no están definidos, ni tampoco las que se generarán en el proceso de implantación, cuando convivan los dos planes de estudios y se dupliquen asignaturas y se solapen horarios. Pero los criterios seguidos pueden servir para hacer una estimación de las necesidades docentes que en ambas situaciones se producirán.

 

1 Comentario

  1. Adelaida
    Jun 28, 2009

    Los que me conocen saben que strauss, mi gatito, forma parte activa de mi familia. La publicidad es una de mis actividades profesionales y cuando gatos y publicidad se unen puede ocurrir esto:
    http://www.youtube.com/watch?v=Xr4sYPEef2k&NR=1
    ¡¡Que lo disfrutéis!!

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook