Un incendio de mierda

incendio-la-palma-070816

Los veranos son proclives a noticias propias del día de los Inocentes. Informaciones que entreveradas de política tediosa, vueltas ciclistas o juegos olímpicos, pueden parecernos parte de una pesadilla a la hora de la siesta producida por un exceso de sol y de garrafón en el tinto de verano del chiringuito.

Este año ha habido una que se ha llevado la palma y casi una décima parte del verde territorio de la isla de la ídem. No es asunto para broma porque ha costado una vida, muchos sustos de campeonato y una pérdida medioambiental de las de echarse a llorar. Nuestros estíos siempre dan  buena cuenta del salvajismo patrio, bien sea tirando vaquillas al agua, aprovechando un encierro para aplacar los calores de entrepierna a lo bestia, o quemando bosques para superar los fuegos artificiales de las fiestas que son una niñería.

Lo que en este agosto ha supuesto una innovación, no sé si patentable o no, es el método para provocar un incendio visible desde cualquier satélite que ya dura una semana: aliviar el apretón en pleno campo, limpiarse el trasero como Dios manda y prender fuego al papeluco para no dejar manchado el bosque. ¡Toma ya higiene! ¿Obra de un tarado? ¿De un demente senil? ¿De un pirómano? Para nada. El autor confeso de la hazaña es un joven teutón de 27 años, amante de la Naturaleza pues vivía en ella, poco dado a las fiestas familiares y con sus neuronas dentro del rango de normalidad.

No sé a vosotros pero a mí me produce repeluzno que una conversación por móvil entre un maquinista y un interventor pueda provocar el descarrilamiento de un tren causando decenas de muertos, que una depresión requetediagnosticada despeñe un avión lleno de pasajeros en plenos Alpes franceses o que una cagada al aire libre se pueda llevar por delante una vida, seis mil hectáreas de arboleda canaria, y saque de sus casas a 3.000 tranquilos vecinos de uno de los más lejanos rincones de nuestra España.

Sí, este ha sido un incendio de mierda. Pero me temo que como sociedad la estamos cagando entre todos.

Artículo emitido ayer por Onda Cero Marbella.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook