Y si en realidad fuéramos tontos

clase

Hay sobrados experimentos científicos en los que a un grupo de niños rematadamente torpes se les hace creer que son los mejores del centro al igual que a sus profesores, mientras que a otro grupo de alumnos brillantes se les convence de lo contrario y se advierte a sus maestros que les ha tocado lo peor de cada casa. Al cabo de un corto período de tiempo los torpes resultaron brillantes y los excelentes pasaron a engrosar el ejército de los maulas. Lo que corrobora la teoría de que cuando a una persona se le fomentan sus fortalezas y se le otorga confianza acaba triunfando y viceversa, todo ello reforzado por la creencia de los profesores respecto a los pupilos que se les asigna.
Esta contundente teoría ratificada empíricamente me lleva a la convicción de que nuestros políticos, dirigentes, algunos periodistas y miembros de los partidos políticos de gobiernos y oposiciones todos, aquí no hay ninguno que se salve, aplican a rajatabla esta tesis. Hazles creer a los ciudadanos, día tras día, que son tontos y acabarán, no sólo creyéndoselo a pie juntillas, sino actuando como lerdos de remate. Como ya se sabe que convencer de cualquier memez por disparatada que sea resulta mucho más fácil a quien tiene atiborrado su cerebro de serrín que a quien procura estimular cada día sus neuronas pues ancha es Castilla.
No se explica de otro modo que sea del todo imposible oír o leer declaración política alguna, larga o corta, solemne o espontánea, venida a cuento o extemporánea, que no esté plagada de incienso para quien la emite y sus correligionarios al tiempo que atiborrada de improperios y boñiga para los oponentes. Quiero suponer que cualquier político fue antes que nada persona común, pueblo, como nos llaman ellos con boca muy abierta, y padeció la vergüenza propia y ajena de sentirse tratado como analfabeto integral por quienes hoy comparten parlamento, gobierno o concejo.
Los que soportaron frío y tiniebla en las trincheras de la oposición lanzando dardos envenados a cualquier iniciativa de los que gobernaban, mimetizan las formas y los fondos de estos en cuanto tocan poder mientras que los que abandonan la moqueta y vuelven al duro invierno disparan idénticos ataques impíos a los que les suceden. Todo lo malo que aparece por el horizonte es herencia recibida mientras lo bueno, aunque proceda muy de atrás, es gracias a la gestión que comenzó ayer.
Me sonroja la alta audiencia que tienen esos programas-contenedor de basura orgánica que emiten algunas cadenas pero, en ocasiones, me pregunto si no se estarán nutriendo del empacho de bazofia y desvergüenza con que nos ceban los informativos en su sección de política nacional o local. En realidad, me pregunto si entre unos y otros no nos estarán volviendo tontos de remate.

Artículo emitido hoy por Onda Cero Marbella.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook